Jueves, 02 Marzo 2017 00:00 Columnistas

Celebremos el fracaso

Antonio Quezada Pavón

No es precisamente el título de mi columna que esperan mis compañeros de lucha, cuando nuestro candidato lidera la primera vuelta y es el favorito para ganar la Presidencia; tenemos mayoría en la Asamblea con algo más de 75 asambleístas; la consulta popular fue por el SÍ rotundo, con lo cual damos un gran paso para luchar contra la corrupción. Sí,  ganamos en todo, sin embargo necesitamos encarar los más grandes problemas que afectan a millones de conciudadanos en nuestra nación, luego proponer soluciones radicales para resolver esos problemas y finalmente encontrar si hay recursos, tecnología, o simplemente procesos y decisión para construir esas soluciones radicales.

Y eso nos va a hacer diferentes a nuestro contrincante. No necesitamos probar que somos más inteligentes o listos o mejores empresarios. No nos desgastemos defendiendo la increíble infraestructura que tienen todas las regiones del país, el radical cambio en la educación en todos sus niveles y el acceso masivo a cuidados de la salud. Vamos a construir una gran fábrica de visiones, encarando las partes más difíciles de los problemas en primer lugar. Sin tener miedo a equivocarnos; de alguna manera más bien, celebrando el fracaso. Debemos tener el balance de un gran optimismo que alimente nuestras visiones y de un entusiasta escepticismo que nos haga respirar la realidad de vida en nuestra misión.

No puede nuestra campaña ser un concurso de promesas que la gente sabe (por lo menos eso creo) que son imposibles de cumplir. Debemos tener proyectos muy concretos y si descubrimos un defecto en el camino, aceptarlo y enmendarlo pues es posible que así nuestros proyectos sean más productivos. Y esto va por la campaña electoral misma. ¿Qué hicimos mal? Ahora es tiempo de corregirla. Debemos demostrar a nuestro pueblo que somos muy audaces para trabajar en cosas grandes. Ya lo hemos demostrado. Pero lo grande es riesgoso e incomoda a la gente, pues culturalmente tenemos aversión al fracaso. Somos muy emprendedores, pero fallar en cualquier tipo de emprendimiento es un estigma, no una experiencia. Y por supuesto quien no hace nada, no se equivoca.

No somos perfectos, ni tenemos todas las respuestas, pero hemos logrado que nuestro pueblo con nosotros emprenda en cosas grandes y riesgosas, en ideas audaces que ahora dan resultados y han cambiado totalmente nuestra forma de vida y lo hemos hecho porque no tenemos miedo a fracasar.

Tenemos que seguir creando visiones, dándoles esperanza, pero con entusiasta escepticismo de todo lo que somos capaces, lo cual  no es enemigo de un ilimitado optimismo,  sino que  es el socio perfecto de aquel optimismo que abre la llave de las nuevas ideas. No debemos tener miedo al fracaso. Vamos a ganar las elecciones y vamos a crear el futuro de nuestro pueblo que está en nuestros sueños de la Revolución Ciudadana. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense