Sábado, 08 Octubre 2016 00:00 Columnistas

Bienestar, armonía, interrelación

César Hermida

El bienestar no debe ser solamente aquel material dependiente de la riqueza económica, que lleva a la acumulación y el consumismo. Debe estar sustentado en una vida austera que mantenga la tranquilidad subjetiva, una vida colectiva en armonía entre los seres humanos y con la naturaleza. El afecto familiar y el de la amistad evitan la envidia, la competencia desleal y, a la postre, el malestar.

En un último estudio realizado desde 1938 con una cohorte de norteamericanos de la Universidad de Harvard sobre familias disfuncionales y marginales de Massachusetts, los resultados mostraron (El Telégrafo 25 07 16) que “no son las riquezas, la belleza o la fama factores realmente relevantes para vivir una vida plena, saludable y longeva, sino que son las buenas relaciones humanas y el nivel de satisfacción que tenemos respecto a estas, los predictores más exactos de qué tan felices, saludables y largas serán nuestras vidas”.  

Acá en América Latina aún hay que luchar por la equidad social, de género, étnica y generacional, comenzando con la prioridad de las mujeres marginadas y adultas mayores. En el plano político esto significa establecerse la pensión universal para todos y todas ellas. Hoy apenas un 20% tiene jubilación (hombres, la mayoría), y acaso del 80% restante solo un 60% dispone del Bono de Desarrollo Humano, lo cual es un gran logro, pero aún quedan muchas personas sin aquel.  100 dólares por pareja (55 dólares c/u) al menos para el medio rural o urbano marginal es un aporte significativo.

El 1 de octubre, día del Adulto Mayor, nos recuerda que la salud es la vida colectiva, el bienestar como vida armónica con los otros en un ambiente amigable y solidario. Así se evita el alcoholismo, la depresión y otros males, biológicos, psicológicos y sociales. Esta interrelación con el ambiente y con los demás, desde el hogar, la vecindad, y el medio social, se practica con las manualidades, emprendimientos, ejercicios físicos y las creaciones artísticas de la literatura, música, pintura, artesanías. O el hábito de la lectura con los grupos de libros leídos para comentarlos e intercambiarlos.

Para la prevención y curación de problemas crónicos son recomendables las agrupaciones terapéuticas en torno a centros de salud para diabéticos, hipertensos y otros. La actividad grupal de Alcohólicos Anónimos es una terapia reconocida. Los paseos y viajes, como actividades colectivas turísticas y lúdicas, son otras alternativas de interrelación para lograr el bienestar y la armonía. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense