Lunes, 26 Junio 2017 00:00 Columnistas

Auge y caída de la derecha europea

Luis Rosero

El aumento del terrorismo, el Brexit, el avance de la ultraderecha y la crisis de refugiados en Europa han roto el clima de paz y seguridad de algunos países de Europa generando tensiones sociales y políticas. En ese marco se realizaron las elecciones legislativas en Inglaterra y Francia.

Theresa  May, primera ministra, con el propósito de reforzar su mandato, convocó a elecciones anticipadas. Justo antes de ellas hubo un ataque terrorista que influyó en los comicios, perdiendo la mayoría parlamentaria, con lo que la derecha sufrió un revés debilitando su posición y tuvo que aliarse con un partido minoritario para hacer mayoría.

También su intento de fortalecer su posición negociadora en el Brexit se resquebrajó con el resultado electoral. Pensaron en la separación de la UE, la xenofobia, el nacionalismo y los intereses financieros de la city. Precisamente, son los dos primeros factores que defiende la ultraderecha. Los que avanzaron fueron los socialistas que aumentaron su participación en el Parlamento.

En Francia, En Marcha, el partido de Macron, y su aliado MoDem lograron el 82% de los escaños, que tiene serias consecuencias en el sistema político. Con su movimiento, creado hace más de un año, ganó la presidencia y ahora logró, en la segunda vuelta, la mayoría parlamentaria, aunque con un ausentismo de más del 57% de votantes,  lo que le da vía libre para implementar su programa de gobierno. Los efectos de esta irrupción de la nueva o emergente derecha son varios.

Uno, rompió el bipartidismo relegando a los últimos lugares al partido socialista, causado por relegar sus principales postulados, la crisis económica y social, la desastrosa presidencia de Hollande y el clima de tensión social por el auge del terrorismo y el avance del populismo de derecha. Dos, parece confirmar que los outsiders surgen cuando hay una crisis económica, política y social, y los partidos tradicionales no responden a las demandas de la población. Tres, la exitosa estrategia de campaña de Macron logró, en su plan de gobierno, posicionar las mejores propuestas de la izquierda, centro y derecha. Tal es así que aparece defendiendo posiciones sociales.

Cuatro, su presidencia es producto del apoyo de la derecha tradicional (republicanos) para impedir el avance de la ultraderecha de Le Pen que, a pesar de todo logró, alcanzar una bancada parlamentaria, que refleja cómo los postulados del populismo de derecha van avanzando en Europa. Cinco, el triunfo de la nueva derecha posibilita la aplicación del programa económico neoliberal caracterizado por políticas de ajuste y reformas estructurales, principalmente la reforma laboral y sistema de pensiones, con el predominio de una economía de mercado, desregulación y afectación de políticas sociales. Finalmente, guardando las diferencias, existe un paralelismo entre el movimiento En Marcha y la Revolución Ciudadana.

Europa esta convulsionada por el terrorismo, avance del populismo y Brexit. ¿Podrá la derecha de Macron y Merkel frenar esta  crítica tendencia? ¿Implementará la reforma laboral y pensiones? (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense