Martes, 20 Junio 2017 00:00 Columnistas

Alto al calentamiento global (3)

Víctor Mendoza Andrade

Este mes (junio) lo recordará el mundo porque se inició con una noticia que, si bien fue advertida con cierta anticipación, se esperaba no se perpetrara. La noticia fue recibida por la comunidad internacional con preocupación no lejana de la indignación al anunciarse por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que comunicaba con su vulgar arrogancia la decisión de retirar al país del acuerdo climático de París.  

Esta acción fue calificada universalmente como “una decisión que afectaba de forma severa  los esfuerzos globales para detener el calentamiento global”.

El presidente explicó con notable frivolidad que la determinación correspondía a una de sus promesas de campaña. Considerando el convenio como demasiado costoso y que buscaría renegociarlo en otras condiciones.

Los argumentos para tomar esta decisión son similares a los que anteriormente fueron esgrimidos por Estados Unidos para retirarse del Protocolo de Kioto (diciembre 1997), establecido por la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP3), para frenar la degradación medioambiental. El tratado obligaba a los países más industrializados a reducir entre los años 2008-2012 las emisiones de seis gases responsables del efecto invernadero a niveles inferiores a los de 1990. EE.UU. decidió no ratificar el Tratado de Kioto.

La COP21, realizada en diciembre de 2015 en París, tuvo como objetivo  lograr un acuerdo universal, jurídicamente vinculante para evitar que el incremento de la temperatura media global supere los 2ºC respecto a los niveles preindustriales buscando, además, promover esfuerzos adicionales que hagan posible que el calentamiento global no supere los 1,5 ºC.

Este acuerdo logrado por 195 países obtuvo el reconocimiento y apoyo de los presidentes: Barack Obama de EE.UU. y Deng Xiaoping de China, lo cual reviste especial importancia porque representan los países más industrializados y, por añadidura, los más contaminantes del planeta; sin el apoyo de ellos, es muy difícil alcanzar los objetivos de los acuerdos de la COP21 y nos obliga a pensar: ¿cuáles son y serán los países mayormente agredidos por los efectos del cambio climático? Sin la menor duda, serán los países subdesarrollados localizados en los trópicos del planeta y cercanos a los mares que, por su misma condición económica y desarrollo técnico, carecen de estructuras de defensa.  

La oposición de Trump y bloquear el convenio de París para controlar el cambio climático significan el desconocimiento del esfuerzo científico y de concienciación realizado por la civilización humana del planeta en los últimos veinte años, ante lo cual, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó a esta decisión como una “gran decepción para los esfuerzos globales para reducir las emisiones de gas invernadero y promover la seguridad mundial”. A este criterio se suma un total de 61 alcaldes de Estados Unidos que emitieron un comunicado de rechazo y anunciando que no acatarían la decisión. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense