Sábado, 24 Septiembre 2016 00:00 Columnistas

Alianza PAIS ganará las elecciones, si...

Melania Mora Witt

Se aclara el panorama electoral de 2017. La derecha terciará, aparentemente, con dos candidaturas. Estará también  la ‘izquierda’, con un debilitado Pachakutik,  que busca el aporte del partido naranja, hoy robustecido con algunas figuras de Ruptura. Y, buscando ser tomados en cuenta por sectores con mayor fortaleza, algunos otros candidatos, que tratan de hacerse notar para lograr alguna plaza.

La coalición gobernante se enfrenta, en lo electoral, a un panorama favorable, partiendo de la atomización del arco opositor. Pese a la despiadada oposición encabezada por la mayoría de los medios de comunicación, ha sido imposible -para la derecha- convencer en sentido negativo a la mayoría de la gente, frente al decenio dirigido por la Revolución Ciudadana, cuyos logros son palpables. El impulso dado a la infraestructura del país: carreteras, puentes, represas, centrales hidroeléctricas y el enorme vuelco en la atención a la salud y a la educación, en un entorno de inclusión social de los sectores más vulnerables, ha hecho conciencia en buena parte de  la ciudadanía, para  la cual el tiempo transcurrido desde 2007 es un lapso en el cual se logró transformar a Ecuador.

Sin embargo, la campaña que se avecina es muy difícil y no puede darse nada por sentado. La reacción acudirá a todos los medios, sin freno alguno. Pero lo que corresponde a quienes lideran la opción progresista es, a más de solidificar las fuerzas populares que la acompañan, desarrollar una campaña inteligente y esperanzadora, tan necesaria en momentos en los cuales la depresión económica mundial se hace sentir con fuerza en el país. En la medida en que se produzca una recuperación en la demanda de los comodities  y se estabilice el precio del petróleo a niveles razonables, habrá un respiro que permitirá concluir sin mayores sobresaltos el período gubernamental. Muy poco se reconoce la eficaz política económica implementada, que ha permitido sortear el tremendo bache, sin afectar en mayor medida las condiciones de vida de  las mayorías nacionales.

Alianza PAIS ganará las elecciones, pero es indispensable evitar errores en la nominación de candidatos. No se puede jugar con el orden del que será -casi seguramente- el binomio presidencial. No sé si el sistema escogido para las nominaciones de candidatos a la Asamblea sea el más adecuado y democrático. La experiencia vivida con algunos elegidos que hoy militan en filas opositoras debería abrir los ojos, a fin de combinar la experiencia de quienes se han fajado toda la vida con la presencia de nuevas figuras que constituyen el relevo necesario para el proyecto. En algunas provincias hay inconformidad con las directivas del movimiento y es preciso que la dirigencia actúe en forma abarcadora, recuperando cuadros que han sido marginados injustamente. No es el momento de perder un solo aliado. Si ha habido postergaciones o malentendidos, hay que dialogar  y enmendar errores.

Para obtener la victoria una vez más, es imprescindible una lúcida y generosa conducción de la campaña. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense