A ratificar el triunfo de Lenín

- 03 de marzo de 2017 - 00:00

El próximo miércoles se cumplen 18 años del perverso feriado bancario que impusieron en favor  de la banca Jamil Mahuad, Gustavo  Noboa, Guillermo Lasso y sus apoyadores banqueros y los socialcristianos, promotores de la derogatoria  del impuesto  a la renta en beneficio  de los ricos y de la creación del impuesto a la circulación de capitales que afectaba a todos. Esto era parte del festín oligárquico.

Jaime Nebot ese día, que además es el Día  Internacional de la Mujer iba, en nombre de la “democracia”, a protestar contra el “fraude” del CNE. Le recordaron estas fechas y presuroso, como nervioso, dio marcha atrás.

Lenín  Moreno ganó con  más de un millón de votos al candidato de la banca y la derecha, claramente vinculado a las argollas financieras locales y del exterior; también ganó el SÍ en la consulta popular contra los “paraísos fiscales” que alcanza el 55%; AP y sus aliados ganan la mayoría en la Asamblea Nacional, lo que es un nuevo espaldarazo político al proceso de Revolución  Ciudadana.

Lenín además ganó en las principales provincias del país; en Guayas y Guayaquil derrotó a Lasso y a la candidata del alcalde Nebot; en Pichincha, al candidato del alcalde Rodas; en Azuay, al candidato del prefecto Carrasco. En Manabí recibió el respaldo mayoritario del pueblo, que rechazó a los candidatos, que egoísta y perversamente, le negaron apoyo frente a su tragedia.

Se trata pues de un nuevo triunfo, el número 11, contra las trincas, que quieren volver a lo de antes, al sometimiento, al FMI, a los “paquetazos” de medidas antipopulares; al control de los banqueros del aparato del Estado y a la entrega del petróleo a las transnacionales, así como al atraco de los dineros públicos, del Banco Central, como lo hicieron con la sucretización de Osvaldo Hurtado y el congelamiento de los depósitos (“feriado bancario”), “salvataje” a la banca corrupta.

Mahuad fue apoyado por Nebot y el PSC, que para esas elecciones no sacó candidato. Guillermo Lasso fue gobernador del Guayas y superministro de Mahuad, derrocado por el pueblo y por Lucio Gutiérrez que junto con otros militares jugaron un importante papel en el proceso. Lucio, luego como presidente, nombró ministro itinerante  a Lasso y a su recomendado, otro banquero, Mauricio Pozo, para manejar la economía. Fue derrocado por el pueblo por inepto y corrupto, desconociéndose su condición  de “mejor aliado de Bush”. Cynthia Viteri en el Congreso “legitimó” su destitución y posesionó a Alfredo Palacio.

Cynthia, que en las elecciones pasadas escogió como su binomio a Mauricio Pozo, a voz en cuello, al igual que Nebot, afirmaron una y otra vez que Lasso era  “falso” y “abusivo”, así como “injusto” con sus trabajadores.

Ahora ellos, en una  nueva ensalada política oligárquica,  junto con O. Hurtado, G. Noboa y Lucio apoyan a Lasso, al que se suman  ciertos dirigentes sindicales traidores y de la Conaie como Fanny Campos,  Mónica Chuji, S. Quishpe, L. Tibán, C. Pérez G., que seguramente tendrán jugosas ventajas; total hay abundantes recursos de las ONG gringas, la CIA y la banca. Tránsito Amaguaña, Dolores Cacuango y hasta Atahualpa y Rumiñahui, desde la historia y sus tumbas, los condenarán.  

El pueblo en la segunda vuelta ratificará su voluntad de continuar con el  verdadero cambio en su beneficio, no con el cambio mañoso, que tan solo busca beneficiar a la banca y explotadores y volver al infierno de la partidocracia neoliberal. Será la derrota número 12 de la derecha y la banca. (O)