Miércoles, 29 Marzo 2017 00:00 Columnistas

A defender y consolidar cambios o vuelta al relajo

Leonardo Vicuña Izquierdo

Los diversos sectores del pueblo organizado apoyaron mayoritariamente a Lenín Moreno y este ganó en las provincias más pobladas de Ecuador, incluyendo las ciudades de mayor electorado, como Guayaquil, Quito, Portoviejo, Cuenca, etc.

Todo indica que esta votación se ampliará y que se derrotará al candidato millonario, de los banqueros, grandes empresarios y sus medios ‘independientes’, que desataron una campaña impúdica, sin rubor alguno, utilizando videos forjados y entrevistas amañadas y financiadas, en función de los intereses del candidato del viejo poder oligárquico, que para ellos representa la ‘democracia’, que siempre la violentaron, y las ‘libertades’, con las que explotaron, especularon, saquearon al país e hipotecaron la nación. Les urge el ‘cambio’ para tener un sirviente en el poder.

A pesar de la traición de una docena de dirigentes indígenas y del ex-MPD y un par de exsocialistas, las bases tienen clara conciencia de que, con el candidato de los millonarios banqueros y grandes empresarios, el pueblo “está unido y jamás será vencido”, para derrotarlos y sancionar su descarada compraventa.

Los Quishpe, Tituaña, L. Tibán, Chumpi, Pérez G. y M. Zamora, al igual que algunos extraviados socialdemócratas, no cambiarán la tendencia; con mayor fuerza y coraje se los derrotará a estos interesados neoadulones de los banqueros.

La mayoría del pueblo no acepta la vuelta al relajo; no aceptará jamás que el Banco Central vuelva a servir a los atracadores de la banca privada y de los feriados, verdadero plan de corrupción que les significó miles de millones de dólares de ganancias adicionales, a costa de gigantescas pérdidas para el Estado y la tragedia de centenares de miles de millones de ecuatorianos.

No acepta que el Estado desmantele los controles; en cambio, hará efectiva la decisión de prohibir a los funcionarios públicos, con mayor razón los altos dirigentes del Estado, que tengan inversiones en los paraísos fiscales, como las tienen Guillermo Lasso y sus poderosos colegas banqueros, evadiendo impuestos y afectando la dolarización que dicen defender y que, como se sabe, para su estabilidad y vigencia requiere dólares.

El pueblo jamás aceptará que en beneficio de los millonarios se eliminen o modifiquen impuestos como los de la renta, salida de capitales, consumos especiales, etc., afectando más el déficit fiscal, creando condiciones para ‘justificar’ el despido masivo de empleados públicos, lo que es contrario al cuento de crear un millón de empleos; la reducción de sus salarios y la liquidación de proyectos sociales.

Los diversos sectores del pueblo no aceptarán que se vuelva a rifar la soberanía del país; que se entregue nuevamente el petróleo a las transnacionales depredadoras; que se busque, a título de ‘libre comercio’, afectar a los productores nacionales; que la educación, salud y seguridad social y pública se privaticen; que se vuelva a la evasión tributaria; en suma, que nuevamente manden en el país la banca y prensa corruptas, la CIA, los Macri, los Temer y las Tintori criollos. A todo esto cínicamente le llaman ‘cambio’.

Lasso, en su desesperación, irresponsablemente proclama que la gente ‘chupe’ cuando quiera, que las discotecas no tengan horario; por fin su binomio Páez, con sus bravuconadas y charlatanerías manda al carajo al CNE y amenaza con proclamar, fuera de toda norma, ‘sus’ resultados electorales. ¡Farsantes! El pueblo los castigará el próximo domingo, con el nuevo respaldo masivo a Lenín. ¡La vuelta al relajo y feriados no pasarán! (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense