La Tricolor aterrizó ayer en Quito y mañana se entrenará en el Olímpico Atahualpa

- 02 de Septiembre de 2017 - 00:00
El defensa Darío Aimar (c) intenta quitarle la pelota a sus compañeros en un entrenamiento en Porto Alegre.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

La delegación llegó a las 06:00 en un vuelo chárter desde Porto Alegre. La plantilla se sumó a Luis Caicedo, Jefferson Orejuela y Ayrton Preciado, que se entrenaban en la Casa de la Selección.

La selección ecuatoriana llegó ayer a las 06:00 a Quito, luego de la derrota 2-0 contra Brasil en Porto Alegre. Los rostros de cansancio de los futbolistas fueron evidentes en la terminal aérea de Tababela. Los jugadores, tras atender a los medios de comunicación y a algunos aficionados, se dirigieron a la Casa de la Selección para descansar.

Ya en el lugar de concentración de la Tricolor en Quito, el cuerpo técnico dispuso descanso total por la mañana para quienes viajaron a Brasil. El retorno desde Porto Alegre fue más corto que el viaje de ida, pues para volver a Quito la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) dispuso un vuelo chárter; no así para la salida, que la hicieron en un viaje comercial con escalas.

La práctica de ayer estaba prevista para las 16:00, en la cancha principal y en primera instancia habría atención a la prensa. Sin embargo, la planificación cambió y el DT Gustavo Quinteros prefirió que sus jugadores no dialoguen con los medios ayer, pero sí lo harán hoy y mañana.

Los 14 jugadores que actuaron contra los brasileños realizaron un trabajo más ligero, mientras que los que no tuvieron minutos lo hicieron con mayor intensidad. Mañana, a la hora del partido del martes (16:00), la ‘Tri’ realizará su única práctica en el estadio Olímpico Atahualpa. En ella, Quinteros definirá la formación inicial para enfrentar a Perú, en un partido clave para definir si Ecuador continúa en pelea o se queda sin opciones de clasificar a un cuarto Mundial.

“Los resultados (de los otros partidos) se dieron a favor  y aún dependemos de nosotros para clasificar al Mundial. Vamos a luchar hasta el final”, comentó el delantero Felipe Caicedo, ayer a su llegada. Mientras que el capitán Antonio Valencia sacó tiempo para analizar aún la derrota contra Brasil. “No hubo desconcentración en el partido, sino que faltó suerte en los goles”, señaló el ‘Toño’.

Dos altas y una baja

Para el compromiso del próximo martes, el entrenador Gustavo Quinteros ya contará con el defensor Luis Caicedo y Jefferson Orejuela, quienes cumplieron con un partido de suspensión.

Ambos se quedaron en Quito, entrenando en la Casa de la Selección, y se les sumó Ayrton Preciado, jugador de Emelec convocado a última hora en reemplazo de Ángel Mena, que se lesionó.

“Siempre trato de dar lo mejor de mí en los partidos y considero que he tenido buenas actuaciones. Estoy muy contento y orgulloso de estar considerado para este tipo de partidos. Me entrené al máximo para estar capacitado para el partido contra Perú”, dijo Preciado, previo a la llegada de sus compañeros.

Los tres cumplieron con un plan de entrenamiento diario durante toda la semana, antes de que el resto de sus compañeros arriben a la capital. Quien no podrá actuar contra los peruanos es Fidel Martínez, quien sumó ante Brasil su segunda tarjeta amarilla. El futbolista retornó a México para sumarse nuevamente a su equipo, Atlas.

Otro amonestado en el encuentro en Porto Alegre fue Pedro Pablo Velasco, quien si repite titularidad el martes estará condicionado. Él se suma a los apercibidos con una tarjeta amarilla: Esteban Dreer, Alexander Domínguez, Antonio Valencia, Carlos Gruezo, Gabriel Achilier y Matías Oyola. (I)

Perú no planea reconocer el Atahualpa

La selección peruana retornó ayer a los entrenamientos, luego de la victoria 2-1 sobre Bolivia, en el complejo de la Videna. El elenco dirigido por Ricardo Gareca recupera a 3 elementos para el cotejo del martes en el estadio Atahualpa. Los suspendidos Paolo Guerrero, Aldo Corzo y Renato Tapia ya estarán disponibles para la fecha 16 de las Eliminatorias.

Sin embargo, Perú perderá a Pedro Aquino por acumulación de tarjetas amarillas y espera la recuperación del volante Yoshimar Yotún, quien fue baja de último momento en el choque anterior por una molestia en la espalda.

“Vamos a ir muy concentrados. Vamos a ganar allá. Estoy muy contento de volver a jugar con mis compañeros en la selección”, dijo el atacante Jefferson Farfán, que retornó a la convocatoria.

La delegación peruana tiene previsto viajar a Quito la mañana del lunes, en un vuelo directo desde Lima. Gareca y sus dirigidos no reconocerán la cancha del estadio Olímpico Atahualpa, según informó la Federación Peruana de Fútbol, pero sí realizarán una única práctica el lunes por la tarde en un escenario que aún no está definido.

El seleccionado peruano se hospedará en el hotel Sheraton, frente al escenario donde se disputará el encuentro. (I)

Futbolistas amputados vivieron con intensidad el partido Brasil-Ecuador 

No estaban en la cancha, pero como si estuvieran; sufren, ríen, se sorprenden... Cinco jugadores de fútbol para amputados y tres acompañantes vivieron con intensidad el partido Brasil-Ecuador, válido por la fecha 15 de las Eliminatorias Sudamericanas de la Copa del Mundo Rusia 2018.

Una mesa y cuatro sillones del bar The Boot, ubicado en la Plaza Foch de Quito, les sirvió de tribuna a estos aficionados, quienes pasaron de caliente a frío con la facilidad de un carbón encendido que cae en un vaso de agua. Todos fueron directores técnicos. “Vamos, que cobre Fidel!”, gritó Hólger Vélez en un tiro libre favorable a Ecuador a los 31 minutos. “¡Bien Banguera, bien!”, aplaudió Andrés de la Torre en la tercera intervención del golero ecuatoriano frente a un disparo del ariete Gabriel de Jesús de la Verdeamarela.

Aunque con la cara seria, Holger Vélez masticó con gusto la última alita de pollo a la BBQ que queda en la bandeja que pidieron. Yolima Páiz, entrenadora del equipo Letort, campeón nacional de balompié para exponentes con muletas, estaba sorprendida por la estrategia del timonel Gustavo Quinteros, que formó un muro de roca delante de la oleada brasilera. Antes del reinicio, una mesera llegó con una orden de mojitos; no hay brindis, pero todos denotan satisfacción por el momentáneo empate a cero.

La segunda etapa comenzó y el ‘nerviómetro’ apareció de nuevo.

A los 47 minutos, Noboa le cometió falta a Neymar al filo del área, Paola Yépez, amiga de los peloteros, se mordió las uñas, claro ¡Era Neymar en un tiro libre!. El balón se estrelló contra la barrera.

Dos minutos más tarde, Ecuador trató de generar un ataque, Ángel, Hólger y Wladimir Caza se puso de pie, pero... “¡Qué mal! tenía que rematar antes”, reclamó Vélez después de una tibia avanzada de Énner Valencia, que no se atrevió a probar al portero Alisson. El arponero esmeraldeño, único hombre en punta en la oncena forastera, se parecía más al Llanero Solitario que a Superman, apodo con el que se lo identifica.

Brasil arrinconó a su rival, Neymar, William, Gabriel Jesús... se asociaron para romper el cerco del combinado ‘Equinoccial’, crecieron las figuras de los zagueros Robert Arboleda y Gabriel Achilier, quienes repelieron las pelotas que caían al borde del área chica.

La constancia de Brasil cosechó su premio a los 69 minutos; un disparo de Paulinho, quien aprovechó un centro de tiro de esquina que no fue despejado, dobló las manos de Banguera y puso a ganar al elenco del entrenador Tite. Los integrantes de la mesa quedaron helados. Ángel González movió la cabeza en señal de negación. Las críticas al DT Quinteros empezaron a llover, Álex Báez creía que Marcos Caicedo y Juan Cazares debían entrar al cambio antes del tanto del pentacampeón global.

La Canarinha tocó a placer, al minuto 75 Coutinho fusila de nuevo al meta ‘Tricolor’ y coloca el 2-0 definitivo. Hubo movimiento en otras mesas, varias personas se fueron.

La desilusión se pintó en los futbolistas amputados. Los últimos minutos transcurrieron con un Brasil relajado, que corrió como si estuviera en una práctica. Báez dio gracias a Banguera, su actuación impidió una goleada. (I)