Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Eliminatorias Rusia 2018

La casa de la 'Tri' se alista para una semana intensa

La Casa de la Selección se inauguró en noviembre de 2010 y desde ahí aloja a todas los equipos nacionales.
La Casa de la Selección se inauguró en noviembre de 2010 y desde ahí aloja a todas los equipos nacionales. Foto: Archivo / El Telégrafo

El lugar de concentración para los 31 seleccionados cuenta con 17 personas para colaborar con todos los servicios.

Redacción Fanático

La Casa de la Selección acogerá desde hoy a los convocados para los partidos de Ecuador contra Chile y Bolivia y no solo será su centro de entrenamiento, sino también donde se hospedarán los 31 futbolistas llamados por Gustavo Quinteros.

17 personas trabajan en el lugar y son las encargadas de dar mantenimiento a las instalaciones, alimentar a los concentrados y cumplir con la logística antes de cada partido. La Casa de la Selección suele estar siempre ocupada, porque los equipos de algunos torneos nacionales y que vienen de otras ciudades, acostumbran a hospedarse allí.

Para recibir a los seleccionados nacionales no se realiza nada diferente, pues es una constante el mantenimiento del espacio. La Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) tiene un fondo rotativo de $ 20.000 semanales para cubrir los gastos de operación de la Casa de la Selección, en los que se incluyen sobre todo los productos alimenticios para una buena concentración.

La cocina está a cargo de Consuelo Gonzalón, que tiene como asistente a  Lizeth Méndez y un par de ayudantes adicionales. Desde que se inauguró el lugar, en 2010, Gonzalón es la encargada de alimentar a los ‘tricolores’ y a todos los integrantes que allí se han hospedado.

Ella debe seguir un estricto plan de comidas que le provee el cuerpo médico, donde se prohíben las frituras. De vez en cuando sí se permite alguna comida especial, como bolones o encocado, pero la mayor parte del tiempo los futbolistas ingieren ensaladas, pollo, pescado y frutas. Johnny Pallo es el encargado de administrar y adquirir los insumos y alimentos.

El lugar cuenta con 35 habitaciones dobles, que están equipadas con una nevera pequeña y TV, todas tienen balcón, desde donde se divisa parte de la ciudad. Algunos seleccionados se han convertido en una pareja fija en la concentración; por ejemplo, Jefferson Montero siempre está junto con Antonio Valencia. En su habitación suelen reunirse a conversar con los demás seleccionados o también para distraerse jugando PlayStation.

En los tiempos libres, quienes son huéspedes del lugar suelen acudir a la sala de juegos que tiene mesas de billar, futbolín y mesa de ping-pong.     

El edificio cuenta con 6 camas de 2,5 plazas, que son usadas por los futbolistas más altos de la selección, como Alexander Domínguez (1,98 metros), Frickson Erazo (1,92 m) o Arturo Mina (1,90). El resto descansa en camas de 2 plazas.

Desde que asumió Quinteros como entrenador de la selección nacional, el año pasado, solo se ha realizado un cambio en la habitación donde él descansa. Los miembros del cuerpo técnico no comparten cuartos y cada uno posee una pieza.

Quinteros pidió que se refuerce el vidrio de su habitación porque esta da hacia el ingreso principal y se escuchan todos los ruidos del exterior. La limpieza es parte fundamental y un requerimiento especial del DT, por lo que siempre todas las áreas son desinfectadas, con especial atención el gimnasio.

La presencia durante una semana alterará la rutina de la Casa de la Selección, pero quienes allí trabajan están acostumbrados a correr de un lado a otro para tener todo listo y en las mejores condiciones para los seleccionados. Esta tarde pisarán la cancha Christian Benítez para la primera práctica antes del partido del  jueves. (I)

ENLACE CORTO

Promo-galeria (2)

Twitter

Google Adsense