Ecuador-Argentina, desfile de técnicos y un cierre inesperado

- 10 de octubre de 2017 - 12:19

Ecuador no pelea por nada y la 'Albiceleste' se juega la vida. Ante ese panorama, los periodistas argentinos aprovecharon las circunstancias que se generaron antes del partido para agrandar el show, que hace rato le gana al mismo fútbol.

Hace algunos años que el humor, las suspicacias, los rumores y las polémicas artificiales superaron en espacio y tiempo a los conceptos futbolísticos. Por eso, César Luis Menotti señaló hace poco que de lo que menos se habla (en los programas de fútbol) es de fútbol.

El juego de esta tarde es de vital importancia para Argentina y, por ello, es entendible que se genere una presión extra a los seleccionados ecuatorianos, que además, en su mayoría, no son expertos en este tipo de enfrentamientos. Las expresiones de Óscar Ruggeri, justamente, son producto del show que él genera en su programa en FoxSports y de su llamado de atención para que los dirigentes de la Ecuafútbol descarten la posibilidad de recibir un incentivo de alguna Federación para que la Tricolor gane. "La gente le va a exigir y la guita que le van a llevar. El maletín que va a ir para allá", señaló el 'Cabezón' medio en broma y medio en serio.

"Te acordás que en el programa dijimos que seguramente que le iban a llevar una valija a los ecuatorianos, pero escuchá yo dije que: 'de Chile, de Colombia, de Perú... ¿No?. Él (Jorge Célico) interpretó que nosotros le traíamos la plata, si no tenemos ni un mango. Célico, por favor, si estás mirando...por favor".

¿Nos dejará Ecuador sin Mundial?, se preguntan los argentinos no solo por el cotejo de hoy, sino también porque en la primera fecha de las eliminatorias, la Tricolor -dirigida por Gustavo Quinteros- se impuso 2-0 en el Monumental de Buenos Aires. El hecho auguraba una actuación histórica de la selección nacional en el torneo y que la 'Albiceleste' -conducida entonces por Gerardo Martino- tendría problemas para meterse en Rusia 2018. Ecuador involucionó después de ganar 4 partidos al hilo y su rival confirmó su mal momento.

Los hinchas gauchos, en su mayoría, y los periodistas hallaron un culpable en Edgardo Bauza y encontraron un salvador en Jorge Sampaoli. Ni lo uno ni lo otro. Casualmente, Bauza y Quinteros rechazaron las decisiones de los máximos dirigentes de sus federaciones cuando los separaron de sus respectivas selecciones, señalándolos de desconocedores del ámbito en el que se desempeñan.

Pese a todo, Argentina se tiene fe, sobre todo porque conoce que a la FEF le dio por renovar el equipo en los dos últimos encuentros y dejó afuera a futbolistas de renombre que, tal vez, hubiesen dado una pelea más compleja. Incluso, enfrentará a una selección que será dirigida por un entrenador distinto al que ganó en Buenos Aires y al que dirigió el jueves pasado en Chile. Célico fue sancionado por una discusión con Arturo Vidal durante el choque en Santiago y en la zona técnica aparecerá inesperadamente Patricio Lara, al cual muchos ecuatorianos no conocen aunque tiene un largo recorrido en el fútbol local. ¿Quién se hubiese imaginado este cierre?

Dependiendo del resultado, para los argentinos, Messi será salvador o un fracasado que nunca será como Diego. Para los ecuatorianos, la culminación de un mal recuerdo que empezó como un sueño. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: