Sábado, 28 Enero 2017 00:00 Regional Norte

La zona alberga a más de 1.000 artesanos que realizan esculturas religiosas, adornos y muebles

San Antonio de Ibarra también cobija a tradicionales orfebres

San Antonio de Ibarra también cobija a tradicionales orfebres
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

En la zona sur de Ibarra, la elaboración de adornos de metal da un toque especial a las tradicionales artesanías elaboradas en madera.

Redacción País Adentro

San Antonio de Ibarra.-

San Antonio de Ibarra está ubicado a 6 km de la capital provincial y es reconocida principalmente por sus artesanías y esculturas, elaboradas en madera. Esta actividad atrae a cientos de turistas que llegan para apreciar y adquirir los muebles y figuras producidas en la localidad. Las imágenes de arte religioso: pesebres, ángeles, arcángeles y vírgenes, son las más requeridas.

La zona alberga aproximadamente a mil artesanos que realizan escultura religiosa, carpintería, elaboración de muebles y tallado. Sin embargo, son solamente 3 los talleres de orfebrería que se encuentran en la ciudad. Aureolas, cadenas, alas y coronas elaboradas manualmente a base de láminas de bronce, plata u oro, le dan un toque especial a las artesanías de la zona.

Pablo Andrés Fuentes es uno de los pocos orfebres de San Antonio. A sus 18 años, elabora a la perfección accesorios en metal “principalmente para vírgenes como la del Quinche o la de Legarda”.

El joven artesano inició con esta actividad desde muy pequeño. Asegura que siempre le llamó la atención la elaboración de figuras, que es lo común en el sector, pero le atrajo mucho más la fabricación de accesorios “porque eso es lo que le da un toque diferente y único”.

Este criterio es compartido por Cecilia Torres, una turista que llega desde Quito para adquirir una de las famosas esculturas de San Antonio. “Tengo una tía que vive en España y ha venido de visita. La próxima semana regresa allá y quiero obsequiarle algo especial, para que me tenga presente”, cuenta Cecilia, quien elige la figura de la Virgen de Legarda como regalo. La figura, cuyas alas, cadena y aureola han sido elaboradas en bronce, tiene un valor de $ 110.

“Para algunas personas los precios pueden ser un poco elevados —afirma Fuentes—, pero deben comprender que están comprando una obra de arte”. El artesano asegura que este trabajo les permite a él y a sus compañeros valorarse a sí mismos y su habilidad, además de desarrollar su creatividad.

Su último trabajo son 2 coronas para una virgen. Por ser de cobre, el par tiene un valor de $ 90, mientras que una corona de aproximadamente 12 cm, elaborada con oro llega a costar hasta $ 750.

Tanto la Municipalidad de Ibarra, como la Prefectura de Imbabura, han desarrollado proyectos turísticos que benefician directamente a este sector. Sin embargo, David Fuentes, presidente de la Asociación Interprofesional de Artesanos de San Antonio, asegura que aún hay mucho más por hacer, empezando por acciones que permitan continuar con la preparación de los artesanos.

Actualmente, San Antonio cuenta con el Instituto Daniel Reyes, que fue fundado en mayo de 1944 en honor al primer artesano que se dedicó a la escultura y pintura en la zona. Hoy, a decir de Luis Tambo, morador del sector, la unidad educativa ha perdido su motivación inicial. “Antes se daban con más énfasis materias como dibujo, pintura y escultura, que son lo propio de aquí. Ahora ya no se enseña como antes”, comenta.

Si bien la disminución en las ventas de artesanías preocupa a sus fabricantes, varios afirman que continuarán con su trabajo. En el caso de los orfebres, Fuentes explica que, aunque haya temporadas bajas, confía en que su arte seguirá siendo apreciado. Por ello aspira un día a tener su propio negocio y continuar con este tradicional oficio. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense