Este año se cumple la edición 65 de la celebración

La fiesta del Yamor convoca a visitantes de todo el país

| 09 de Septiembre de 2017 - 00:00
Delegaciones de bailarines de todo el país se dieron cita para demostrar su talento y ser parte de las festividades de este año.
FOTO: Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

Otavalo, Imbabura.-

Hasta este domingo, 10 de septiembre, Otavalo vive la Fiesta del Yamor, una celebración histórico-cultural que conjuga la fe religiosa, como la veneración a la virgen de Monserrat y el agradecimiento a la madre tierra por la fecundidad y generosidad de las cosechas de maíz.

La chicha del Yamor es el ícono de las festividades. Esta es una bebida que se prepara con siete variedades del grano cosechado, y que en la antigüedad estaba destinada a complementar los banquetes de los grandes caciques.

Gustavo Pareja, alcalde de Otavalo, expresó la importancia de la fiesta que “es la esencia de la otavaleñidad, y la expresión máxima de su interculuralidad”.

Mientras que Carlos Cevallos, director del Comité Ejecutivo de las Fiestas del Yamor, destacó “la comunión entre indígenas, mestizos, afros, y todos aquellos que visitan el cantón durante la celebración, consolidándola a escala mundial”.

De esta forma, la alcaldía preparó una amplia agenda de actividades que se cumplen desde el 10 de agosto pasado. En ella constan eventos culturales, artísticos, deportivos y gastronómicos.

El pregón de fiestas da inicio cada año a las actividades. Consiste en el desfile de carros alegóricos, comparsas, bandas y música, en el que participan delegaciones locales, nacionales e internacionales.

La Travesía Natatoria al Lago San Pablo es otro evento importante. La travesía se realiza por la mañana, aprovechando las tranquilas aguas del lago,  y la distancia a recorrer es de 3,8 km entre los sectores de Araque (partida) y el Muelle Costa Azul (meta).

La música es un elemento permanente en esta fiesta, por lo que se realizan varios festivales. El más destacado es el efectuado en honor a las Marías, que se realiza con la participación de artistas nacionales y extranjeros.

Finalmente, los feligreses de la Virgen realizan una procesión desde el Santuario de San Luis hasta la cruz del Socavón, sitio donde se desarrolla la misa de bendición de las cosechas. (I)