Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Regional Norte

Los jóvenes aún temen al rechazo familiar por su orientación sexual

La comunidad GLBTI se abre espacio en Tulcán

En el Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Tulcán (CCPDT) se trabaja por crear espacios inclusivos.
En el Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Tulcán (CCPDT) se trabaja por crear espacios inclusivos. Foto: Carlos Jiménez / El Telégrafo

En el Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Tulcán (CCPDT) se trabaja por crear espacios inclusivos.

Carlos Jiménez

Jakcson Enríquez, más conocido como ‘Tato’, a sus 25 años reconoce el arduo trabajo que implica velar por los derechos del colectivo GLBTI (gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales) en Tulcán, al norte del país. Esa idea que cuenta con el respaldo de cerca de 12 personas identificadas en esta comunidad.

Pese a que en la urbe carchense el tema no está muy difundido o es poco explorado, ‘Tato’ sostiene que la búsqueda de espacios inclusivos, con enfoque en derechos, permitirá que más personas de esta comunidad cuenten con el apoyo igualitario y equitativo.

Precisamente, Enríquez forma parte del Consejo Consultivo de Género, uno de 6 consejos que promueve el Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Tulcán (CCPDT).

El joven fue designado presidente y junto con otras personas que no forman parte del sector GLBTI, elaboraron un Plan de Acción con 6 estrategias para promover, capacitar y sensibilizar sobre derechos, mecanismos de eliminación de violencia de género, espacios de inclusión, empoderamiento, convivencia, entre otros.

Esta semana presentaron el plan, desarrollado para 2 años junto con los otros 5 consejos consultivos de niñez y adolescentes, jóvenes, adultos mayores, personas en situación de movilidad humana, y personas con discapacidad.

Al evento acudieron autoridades municipales, directores distritales de Educación, Salud, Inclusión Económica, Defensoría del Pueblo, además de otras organizaciones no gubernamentales.

“Queremos que la comunidad GLBTI se entere de que existe un proyecto y entre todos tomemos decisiones para nuestro beneficio”, puntualizó Enríquez.

Andrea Obando, secretaria ejecutiva del CCPDT, explicó que en el ámbito local es la primera experiencia que se tiene con los grupos GLBTI. Añade que en la urbe el machismo sigue presente, por lo que se trata de fortalecer el conocimiento de las leyes ecuatorianas en la defensa de sus derechos.

Un punto que destaca la funcionaria es la capacitación específica sobre igualdad y no discriminación. “La idea es que se empoderen de sus derechos, porque así habrá un liderazgo horizontal”.

Su propuesta es que los grupos GLBTI sean quienes abran las puertas e incluyan a más personas, que se sienta la igualdad, la equidad, sin discriminación.

Para Wilson Morejón, quien trabaja junto con ‘Tato’ en el tema de género, la meta es que surja su comunidad. “Más que hacernos conocer, es hacernos respetar, porque en Tulcán saben que existimos”, sostiene.

Wilson, a sus 19 años, se identifica abiertamente como homosexual. Recuerda que durante la secundaria no conoció a más personas de su género: “fue una transición, era bisexual, y luego encontré el apoyo en 2 chicos para hacernos respetar como homosexuales”.

En su caso, sus padres aceptaron su orientación sexual y le brindaron su apoyo, lo que fue  muy importante. Agrega que si las familias no brindan el respaldo a sus hijos con una orientación distinta de la heterosexual, aquello puede generar efectos negativos.

Coincide con Enríquez en que formar una comunidad es para mostrarse y tener el apoyo de más jóvenes que sean homosexuales, lesbianas y de otra orientación sexual.
Agrega que en Tulcán, algunas  familias no comprenden la decisión de sus hijos, quienes se ven obligados a dejar la ciudad. Se mudan a sitios en donde pueden mostrar su orientación sexual y, cuando regresan por ver a su familia, viven en el anonimato. “Acá desde sus familias existe el prejuicio”.

Los mitos en Tulcán aún son muchos, incluso dentro de la misma comunidad GLBTI, lo que ahonda el  temor al rechazo. Por eso ‘Tato’ quiere avanzar con calma: “si nos dan un espacio para informar será más fácil que la gente entienda, aprenda y respete”.

La  gente de la localidad sabe que  la comunidad GLBTI trabaja en diversas áreas, pero aún hace información. El representante del colectivo propone realizar talleres de sensibilización en ambos frentes, tanto con las minorías como con el resto de la sociedad.

En 2 discotecas de Tulcán, los propietarios han brindado la confianza para que este colectivo se sienta más cómodo pero -a decir de Wilson-, aún no existe un espacio dirigido a la comunidad GLBT.  

‘Tato’ reconoce que  no existen prejuicios para acudir a cualquier parte de la ciudad, ya que se sienten respaldados por el Consejo de Protección de Derechos de Tulcán.

Además, entre sus metas está la creación de una fundación para trabajar en favor de la comunidad GLBTI con énfasis en temas de salud, psicología, derechos humanos, capacitaciones, entre otros temas; no solo con participantes de esta comunidad sino también con las familias. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense