La apiterapia va ganando espacio en la medicina natural

La apicultura ayuda incluso en la producción de cítricos

- 04 de febrero de 2017 - 00:00
Apícola Imbabura cuenta con cerca de 700 colmenas, cada una con 80.000 abejas, distribuidas en varias zonas de la región norte del país.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

La producción de miel de abeja y sus derivados dinamiza la economía de la provincia de Imbabura.

San Antonio de Ibarra.-

La miel es un producto 100% natural, elaborado por las abejas a partir del néctar de las flores. Este producto es reconocido por los múltiples beneficios que provee, ya que está compuesto por vitaminas, minerales, proteínas, entre otros nutrientes.

Gracias a esto son varios los usos de la miel: medicinales, gastronómicos, cosmetológicos y terapéuticos, entre otros.

Desde hace unos 3 años, la producción de miel de abeja y sus derivados ha experimentado un incremento considerable, gracias a la socialización de sus múltiples beneficios, tanto alimenticios como ambientales. Así lo afirma la Federación Latinoamericana de Apicultores, que además señala que la presencia de panales contribuye a generar un aumento de productividad del 100% en cítricos y aguacate, 90% en manzanas y 80% en duraznos.

La producción apícola se fortalece

En el país, según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), el consumo de miel de abeja alcanza las 601 toneladas métricas anuales. Cifra que explica el incremento de su producción.

Por su variedad de ecosistemas, Ecuador ofrece múltiples espacios en los que se desarrolla  esta actividad, se efectúa desde los 80 hasta los 3.400 metros sobre el nivel del mar. Debido a ello, varios emprendedores han optado por la apicultura, actividad que, según Roberto Carlosama, productor imbabureño, es bastante rentable.

Carlosama explica que para comenzar se necesita una inversión de aproximadamente $ 20.000. Este monto cubre 10 años de producción de miel de abeja y derivados, puesto que se adquieren 200 colmenas bien equipadas, que producirán un promedio de 20 litros de miel al año, cada una. La producción puede variar debido al cambio climático, la lluvia y el uso de pesticidas en zonas aledañas.

Desde hace 13 años, en Imbabura se asienta una de las empresas productoras de miel de abeja más grandes del país. Su trabajo comprende la crianza de reinas, de colmenas, la elaboración y venta de equipo especializado, además de la producción de miel de abeja, polen, propóleo y jalea real. Para ello, Apícola Imbabura cuenta con un promedio de 700 colmenas, distribuidas en zonas estratégicas de la región norte.

Para que exista una producción adecuada y beneficiosa de miel y sus derivados, varios apicultores afirman que la experiencia debe conjugarse con conocimientos teóricos del tema. Según Carlosama, quien ha realizado varios cursos en el país, así como en Argentina y Cuba, los principales temas que deben tratar los apicultores son el manejo de panales, la erradicación de enfermedades y el comportamiento de enjambres.

Estos conocimientos, han permitido el desarrollo de la apiterapia, una forma de medicina alternativa y natural que utiliza el veneno de las abejas con fines curativos. La picadura del insecto, administrada en dosis adecuadas, ayuda a disminuir dolores reumáticos y problemas de tensión y circulación.

Un aspecto importante, destacado por la Red Nacional de Apicultores, es la pureza de miel. Se recomienda a los consumidores comprar productos certificados, puesto que debido a la demanda del producto, varios comerciantes han iniciado su adulteración. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: