Sábado, 08 Octubre 2016 00:00 Regional Norte

El personaje

Ella hizo realidad su sueño de vestir de camuflaje militar

Ella hizo realidad su sueño de vestir de camuflaje militar
Foto: Carlos Jiménez / El telégrafo

María Daniela Merino. Teniente de las Fuerzas Armadas del Ecuador.

Redacción Regional Norte

“Ingresé al Ejército por vocación, desde pequeña admiraba a los soldados de mi Patria, servir a mi país es un orgullo y formar parte de las filas de las FF.AA. aún más”, es la frase con que la teniente María Daniela Merino, de 27 años, resume su entusiasmo por la vida militar.

Es natural de Ambato, en Tungurahua, madre soltera con un hijo de 6 años, lleva 8 años de carrera (4 en formación y los restantes en el campo profesional). Desde hace un año y 2 meses brinda su contingente en el Batallón de Infantería Mayor Galo Molina (Bimot 39), en Carchi, anteriormente prestó servicio en Azuay.

Comparte el trabajo profesional que escogió junto a 4 mujeres que también se motivaron por vestir de camuflaje.

Las 5 trabajan en las mismas condiciones que los hombres (en este batallón hay más de 200 uniformados). “Nosotras cumplimos las mismas funciones de los varones, hemos demostrado que podemos”, puntualizó.

Considera que lo difícil para una fémina en la vida militar es formar un hogar, sobre todo porque muchas veces se prioriza el trabajo más que la vida personal.

En su familia nadie forma parte del Ejército, al principio no se convencieron de que lo lograría, pero el tiempo le dio la razón, sus padres y 3 hermanas le apoyan al 100%, pese a estar lejos de su familia e hijo, trata de comunicarse con ellos todos los días.

Su jornada comienza a las 05:15, sin embargo, por estar en una unidad de frontera altamente operativa, mujeres y hombres deben mantenerse disponibles las 24 horas, incluyendo sábados y domingos. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense