Sábado, 28 Enero 2017 00:00 Regional Norte

La capilla episcopal necesita intervención

El patrimonio de Ibarra peligra por falta de reglas

Las antiguas instalaciones del colegio Teodoro Gómez de la Torre presentan un visible deterioro; sin embargo, aún no han sido intervenidas.
Las antiguas instalaciones del colegio Teodoro Gómez de la Torre presentan un visible deterioro; sin embargo, aún no han sido intervenidas. Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO
Redacción País Adentro

La falta de reglas claras y de responsabilidades sobre el manejo y cuidado de los edificios patrimoniales en Ibarra tiene en peligro edificaciones importantes como la Capilla Episcopal y el centenario colegio Teodoro Gómez de la Torre. Las autoridades buscan acercamientos para salvar un patrimonio de los Imbabureños, tal como lo señala el obispo Valter Maggi.

En el caso de la Capilla Episcopal el obispo Maggi ha señalado, en varias oportunidades, que se trata de un patrimonio de los imbabureños y que debería ser responsabilidad del Municipio de Ibarra el precautelar el patrimonio cultural de la ciudad, como lo han hecho municipios como el de Quito que cuenta con un Instituto de Patrimonio Cultural.

Por su parte, el alcalde de Ibarra, Álvaro Castillo, sostiene que es propiedad de la Iglesia católica y que, por lo tanto, es su responsabilidad el mantenimiento del sitio. No obstante, se han destinado alrededor de $ 50.000 para trabajos de contención con los cuales evitar el deterioro de la edificación.

El tema de competencias es un limitante para la conservación de edificaciones consideradas patrimoniales en la ‘Ciudad Blanca’.  

El Ministerio de Educación no asume la responsabilidad respecto al edificio del colegio Teodoro Gómez de la Torre. Su exrectora, Rocío Tafur, señala que han sido varios los acercamientos tanto con el Municipio de Ibarra como con el Ministerio de Educación, a fin de que se asignen los recursos necesarios para salvar este viejo edificio, cuyo costo de reparación sobrepasaría los $ 5 millones.

De lo que se conoce, el problema se agrava pues las escrituras originales señalan que, en caso de que el colegio deje de funcionar en el sitio, el terreno será destinado al hospital San Vicente de Paúl.

Docentes, padres de familia y alumnos esperan la pronta recuperación de ‘El Torreón’ y piden que las nuevas instalaciones sean destinadas al Museo de Vida Silvestre,  Arqueológico y a la Biblioteca, que en la actualidad es una de las mejores de la provincia de Imbabura. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense