Sábado, 19 Agosto 2017 00:00 Regional Norte

El Municipio de Cotacachi trabaja para conservar el hábitat de la especie

El oso andino, la insignia del ecoturismo en Íntag

Con un monitoreo de 35 mil horas se logró evidenciar la presencia del oso de anteojos en el valle del Íntag.
Con un monitoreo de 35 mil horas se logró evidenciar la presencia del oso de anteojos en el valle del Íntag. Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

El bosque alberga además a pumas, venados y pájaros carpinteros, detectados con un exhaustivo monitoreo.

Wellington Molina

Ecuador tiene un sinnúmero de espacios donde se protege la biodiversidad y las especies en peligro de extinción. La zona de Íntag, en la provincia de Imbabura, es una de ellas. Allí se busca proteger el bosque y a uno de sus habitantes más representativos: el oso de anteojos.

Este es uno de los mamíferos más grandes, cuya forma de vida lo convierte en una de las ‘especies paraguas’. De él depende la supervivencia de una gran cantidad de especies, por ser uno de los actores más importantes en la regeneración constante de los ecosistemas.

Al desplazarse por grandes distancias, los osos dispersan semillas de más de 300 tipos entre árboles, arbustos y epífitas (que viven sobre otra planta) de las que se alimenta.  

Íntag es una región montañosa de los Andes, al norte de Ecuador. Forma parte de dos de las zonas biológicas más importantes en el mundo: los Andes Tropicales y la Tumbes-Chocó-Magdalena.

En este lugar se encontraron yacimientos de cobre, lo que generó gran interés por parte de la industria minera, cuyos trabajos a cielo abierto han contaminado los ríos.

Por ello, el Municipio de Cotacachi, interesado en la protección de los bosques y deseoso por conservar esta especie, contrató una consultoría para determinar la presencia del oso de anteojos en el valle de Íntag.

Para lograr este objetivo fue necesario colocar 15 cámaras trampas y equipos sofisticados en varios sectores donde había indicios de su existencia.

El proyecto se sitúa en las parroquias rurales Plaza Gutiérrez y Apuela, en la zona de amortiguamiento de la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas.

Christian Paz, director de Gestión Ambiental del Municipio de Cotacachi, explica que estas cámaras tienen dispositivos sensibles al movimiento.

Los artefactos fueron colocados en los troncos de los árboles y en estacas clavadas en el suelo, a un kilómetro entre sí, para cubrir una mayor cantidad de área y registrar, en lo posible, a todos los osos andinos que sobrevivan en el sector.

Para ello se utilizó un cebo compuesto de extracto de vainilla, el cual llama la atención de los osos y permite que se queden el tiempo suficiente delante de las cámaras para obtener buenos registros fotográficos.

Durante 35 mil horas se logró recoger evidencia de la presencia, no solo del oso sino también de otras especies de mamíferos como pumas y venados.

Las estaciones de fototrampeo mostraron 11 ejemplares de oso: seis machos, una hembra y cuatro jóvenes de los que se desconoce el sexo. También se registró una especie de ave, el pájaro carpintero.

La información fue ingresada al programa de modelado Maxent, que maneja un sistema de reconocimiento con tres variables: temperatura, precipitación y humedad.

Este proyecta los sitios más probables donde el oso de anteojos estaría ubicado. El resultado delimitó 50 mil hectáreas para el área de conservación.

El estudio también permitió establecer cinco rutas por donde se mueven los animales, que son dos formaciones vegetales claramente definidas: el Bosque Siempreverde Montano de la cordillera occidental de los Andes, entre los 2.000 y 3.100 m s. n. m. y el Bosque Siempreverde Montano Alto, entre los 3.100 y 3.600 m s. n. m.

Luego de evidenciar la presencia del oso andino, el Municipio de Cotacachi busca establecer acciones que permitan su conservación como  la elaboración de términos de referencia para una nueva consultoría, y la implementación de un nuevo fototrampeo. También trabajan para delimitar un área de conservación y uso sustentable (ACUS) de cerca de 130 mil ha, para que el oso forme parte de esta gran zona.

Además de ser una estrategia, para decir no a la minería, se están creando proyectos que buscan ligar la presencia del oso al turismo y  la investigación. En cada parroquia se socializa la propuesta de un trabajo conjunto en el que están involucrados el Gobierno Provincial de Imbabura, Municipio de Cotacachi, organizaciones de base de Íntag. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Google Adsense

Google Adsense