Varias familias esmeraldeñas son desplazadas debido a las inundaciones

El fuerte invierno causa estragos

- 14 de Enero de 2017 - 00:00

Las fuertes y constantes lluvias en la provincia de Esmeraldas han generado preocupación en sus habitantes. Muchos de ellos aún viven en refugios y albergues debido a los daños ocasionados en sus casas por el terremoto del pasado 16 de abril.

Días atrás, militares cumplieron con la misión de reubicar a 29 familias que estaban en un refugio improvisado en Tonsupa, denominado Pepsi.

La lluvia inundó el lugar hace varios días y sus moradores se mostraron preocupados ante la posibilidad de ser picados por serpientes o alacranes, e incluso, de ser contagiados por alguna enfermedad debido a la proliferación de mosquitos.

Las lluvias han provocado el levantamiento de adoquines y el desplazamiento de tierra en zonas donde se realizaban reparaciones.

En Esmeraldas, varios trabajos de colocación de tuberías para el agua potable tuvieron que ser suspendidos por las precipitaciones. Mientras tanto, los moradores de Tonchigüe, en Atacames,  temen que las lluvias hagan que el río crezca y se salga de su cauce.

El invierno ya ha provocado fuertes inundaciones en años pasados, debido al ineficiente sistema de alcantarillado. (I)