Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Editoriales

Un invierno que obliga a pensar en el tiempo electoral hacia el futuro

Editoriales

No son buenos tiempos ni para hacer campaña electoral, y menos para garantizar una votación masiva de los afectados por el crudo invierno. En la Asamblea Constituyente de Montecristi no se midió este fenómeno. Si bien las elecciones son cada cuatro años, el invierno ocurre cada año. Pero cuando afrontamos temporadas como las de estos días, pesa mucho el impacto en el proceso electoral, para todos; aquí no hay distinción de partidos ni candidatos.

De todos modos, el Consejo Nacional Electoral sabrá tomar las medidas más adecuadas para situaciones donde la naturaleza nos impone urgencias. Si votar es un derecho, esta entidad debe estar consciente del reto que tiene por delante. Por lo pronto, lo que importa es que la gente tenga las mejores condiciones para sobrellevar su cotidianidad.

Para el 19 de febrero, todos aspiramos a que se reduzca el nivel de lluvias y todos participemos de una responsabilidad concreta, que es la de elegir a nuestras futuras autoridades. Si ocurriese lo contrario, hay que tomar las medidas más adecuadas, de modo que se garantice el sufragio universal. (O)

ENLACE CORTO

Twitter

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense