Sábado, 04 Febrero 2017 00:00 Editoriales

Los municipios dejan ver sus falencias en este invierno intenso

Editoriales

De nuevo la ‘cantaleta’ de siempre: con el invierno ‘florecen’ los baches, las inundaciones y deslaves en zonas que debieron atenderse en época de verano. En las ciudades más pobladas se siente con más fuerza, pero en las pequeñas, sobre todo en las costeras, ahora hay una enorme preocupación porque no se prepararon las condiciones para un invierno tan intenso como este. Es que esa falta de prevención y de trabajos en las zonas de riesgo implica destinar los recursos previstos para otras urgencias.

Son miles de familias afectadas. Asimismo, en el transporte interprovincial y urbano hay costos en tiempo y en reparación de los vehículos. En Quito surgen los baches, y eso implica otro costo, tanto para el Municipio como para los autos que caen en esos ‘abismos’.

En Guayaquil hay calles que antes nunca se inundaban y ahora el agua entra a las casas, quizá por la falta de limpieza de alcantarillas. Y lo de Salinas ya resulta cuento viejo: sube la marea y con los aguaceros las viviendas se anegan. Eso solo refleja el poco trabajo de los municipios en tareas primordiales en estos tiempos invernales. (O)

ENLACE CORTO

Twitter

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET