Viernes, 25 Noviembre 2016 00:00 Editoriales

Las acciones públicas y privadas de jueces son evidencias éticas

Editoriales

El bochornoso acto, bajo los efectos del alcohol, de una jueza no es la marca ni el síntoma general de la Función Judicial. Al contrario, hay un cambio sustantivo y significativo en ese sector del servicio público. Sin embargo, el caso de la jueza -aprovechado por aquellos que viven de un moralismo extremo y hasta santurrón- debe alertar a las autoridades para un examen más regular de todos sus funcionarios, por más que hayan ganado con sobrados méritos sus cargos.

Ante la opinión general, todo funcionario público no solo debe ser sino también parecer y actuar con ética y profesionalismo. Su proceder en público y en privado siempre será visto por la sociedad como un reflejo de todo su sector, así como ocurre con la prensa y los grandes empresarios.

Y hay que exigir lo mismo a los policías, a aquellos que usan las evidencias y videos para el escándalo y el escarnio público. Con el influjo de las redes sociales, todo acto vergonzoso es aprovechado por ciertos moralistas que solo pretenden figurar. Ubicados en el ojo de la tormenta, los personajes públicos no deben olvidar su rol en la sociedad. (O)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense