Viernes, 23 Septiembre 2016 00:00 Editoriales

La violencia racial en EE.UU. se desborda y genera indignación

Editoriales

A nadie se le ocurriría invadir EE.UU. por todo lo que pasa en los últimos años contra los afroamericanos. Pero si fuese en otro país seguramente ya habría insinuaciones para que las grandes potencias frenaran esa violencia. Solo en lo que va de este año han fallecido 172 personas a manos de la fuerza pública de EE.UU. ¿Cómo se entiende un hecho de esta naturaleza en la nación que ordena al resto del mundo el respeto a los derechos humanos y la vida en general? No cabe duda: hay un problema grave.

Y nos ocupamos del tema porque obliga a una reflexión del rol político de un país, no solo frente a sus ciudadanos afro, sino porque -además- su presidente es el primer afroamericano que ocupa ese cargo. De hecho, muchos asentaron su esperanza de que Barack Obama generaría otra política sobre sus hermanos afrodescendientes. Pero parece que ni él tiene el poder frente a un modo de ser de determinados sectores ultraconservadores.

Si ni con Obama se pudo frenar tamaña violencia, no sabemos qué podría pasar en ese país si ganara las próximas elecciones un blanco americano que no se inmuta ante esta masacre. (O)

ENLACE CORTO

Twitter

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense