El papa Francisco llega a un país que quiere cerrar las heridas

- 08 de Septiembre de 2017 - 00:00

Colombia, que ha vivido más de medio siglo de violencia, quiere cerrar sus heridas, olvidar el pasado y vivir un presente en paz. La visita del papa Francisco al país vecino tiene un mensaje claro de reconciliación; la búsqueda de la paz es una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos los colombianos.

Con esas palabras y con el clamor a “huir de toda tentación de venganza” el Pontífice comenzó su periplo por Colombia, cuya población se autodefine mayoritariamente católica. El Papa destacó la riqueza y la biodiversidad, la alegría de los colombianos y la necesidad de incluir a toda la sociedad en este proceso de paz que hace poco se selló en Quito con acuerdos entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional.

Francisco envió un mensaje a los campesinos, a las mujeres, a los desplazados por la violencia y, especialmente, a los que no tienen voz. No faltaron algunas  citas de elogio al escritor y nobel de Literatura Gabriel García Márquez. (O)