El fútbol, otra vez convertido en una caricatura

| 16 de Septiembre de 2017 - 00:00

Cuando a finales de los años 80 el técnico Dusan Draskovic se instaló en Ecuador para iniciar el primer proceso serio en nuestro fútbol, algo comenzó a cambiar. Nadie puede negar que desde entonces hubo una evolución. Si bien el montenegrino no consiguió el objetivo de llegar a un mundial, quedó la semilla.

Arribaron otros técnicos: Hernán Darío Gómez consiguió la primera clasificación al Mundial de 2002, luego vino Alemania 2006, con Luis Fernando Suárez; y Brasil 2014, con Reinaldo Rueda.

Varios DT fueron cambiados, pero no la dirigencia; y vino la crisis que tocó fondo con la corrupción. El último desacierto fue la contratación de Gustavo Quinteros, que acabó con la ilusión de 15 millones de ecuatorianos.

En una actitud nada profesional, ahora el técnico no admite su fracaso y enfila sus armas legales para enjuiciar al fútbol nacional. Una tomadura de pelo más, un chantaje y cero autocrítica… Quinteros se autogoleó. (O)