Jueves, 01 Diciembre 2016 00:00 Editoriales

Brasil se avecina a una grave crisis económica tras leyes neoliberales

Editoriales

El Congreso de Brasil aprobó dos proyectos para congelar el gasto público por 20 años y la Cámara de Diputados hizo lo propio con un paquete anticorrupción. Al parecer, suena bonito y hasta sensato reducir el gasto público. Y sí, la palabra es reducir. Durante 20 años la economía crecerá, la población igual, las demandas pasarán de un sector a otro, pero el presupuesto estatal de cualquier país para educación, salud y seguridad social no se puede congelar.

¿Qué pasará con esos sectores? ¿De qué van a vivir o sustentarse? La respuesta obvia es que serán privatizados, pasarán a ser mendigos de recursos y de ese modo se negarán derechos sociales a millones de brasileños. Ya hay una reacción social muy fuerte, marchas en varias ciudades y, en consecuencia, se avecina una crisis económica y política de impredecibles efectos.

No se trata solo de ahorrar plata por un sentido de austeridad. Aquí lo de fondo es que la corriente neoliberal gesta un modo de enriquecer a unos grupos desde políticas de esta naturaleza, que acá en Ecuador y otros países tiene seguidores muy fervientes y fanáticos. (O)

ENLACE CORTO