Lunes, 14 Noviembre 2016 00:00 Buen Vivir

Los investigadores realizaron una encuesta a 104.000 personas de 63 países

Ecuador es el país más empático y emocional del mundo

En la lista de los países más emocionales destacan los latinoamericanos, ya que, al parecer, es en donde las emociones se viven más intensamente.
En la lista de los países más emocionales destacan los latinoamericanos, ya que, al parecer, es en donde las emociones se viven más intensamente. Foto: cortesía Pixabay.

Recientes estudios muestran cómo, en nuestra nación, las emociones se viven a flor de piel y predominan las actitudes vinculadas a la empatía.

Redacción Actualidad

En los últimos días se divulgó un estudio elaborado por investigadores de la Universidad Estatal de Míchigan, la Universidad de Chicago y la Universidad de Indiana, en el que se concluye que el Ecuador es el país que cuenta con la población más empática del mundo. La investigación clasifica a 63 países estudiados en una tabla de posiciones en la que el Ecuador ocupa el primer lugar, seguido de Arabia Saudí, Perú y Dinamarca. Ahora bien, ¿qué quiere decir exactamente eso? ¿Qué significa que las personas sean empáticas? ¿Es eso malo o, por el contrario, es bueno?

Según la Real Academia de la Lengua Española, la empatía se define como la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. Para los investigadores del citado estudio, la empatía, además, implica una reacción emotiva hacia lo que les sucede a los demás, siendo este un elemento que contribuye a crear sociedades agradables, generosas, compasivas, conscientes, integradas y con espíritu comunitario. En el nivel personal, los individuos empáticos suelen estar más satisfechos con su vida, tienen más inteligencia emocional y mejor autoestima.

Estas personas no solo tienen redes sociales más amplias y enriquecedoras, sino que además muestran una mayor predisposición a la ayuda mutua: hacen relativamente más acciones de voluntariado, son altruistas, más solidarias y más dispuestas a ayudar a los demás. Como consecuencia, las personas más empáticas están más satisfechas, tienen más vínculos sociales positivos y acaban siendo más felices.

Para conocer los niveles de empatía en diferentes partes del mundo, los investigadores realizaron una encuesta a 104 mil personas de 63 diferentes países, siendo este el primer gran estudio que permite la comparación de tan alto número de países. En ella se preguntaba sobre la tendencia de las personas a comprender o a “ponerse en los zapatos” de los demás para entender sus sentimientos o sus puntos de vista, así como sobre sus rasgos de personalidad, la autoestima, la emocionabilidad o el bienestar subjetivo. Estos indicadores de tipo actitudinal se contrastaban con otros relativos a las prácticas cotidianas como, por ejemplo, la frecuencia con la que se ayuda a los demás.

Los resultados indican que, en general, las mujeres tienden a tener comportamientos más empáticos que los hombres y que, en relación con la edad, las personas adultas muestran mayor empatía que las jóvenes. El dato más interesante y divulgado en diferentes medios de comunicación del mundo es que, tomando en consideración el total de la población estudiada, donde más predominan las actitudes vinculadas a la empatía es en el Ecuador.

Otras conclusiones del estudio indican que la empatía predomina en los países en donde existe una cultura más vinculada a la comunidad y no tanto a la individualidad. En cambio, no se aprecia relación con otros elementos culturales, como por ejemplo la aceptación de la desigualdad en la sociedad, la presencia de valores masculinos (asertividad y competitividad) o femeninos (cuidado y cooperación) o la capacidad de convivir con la incertidumbre en una determinada sociedad.

La investigación, en el caso del Ecuador, es coherente y consistente con otros estudios internacionales que muestran cómo los ecuatorianos y ecuatorianas destacamos en todo lo que tiene relación con la vida comunitaria, con la ayuda mutua o con la emocionabilidad. Por ejemplo, en los estudios anuales que realiza la encuestadora norteamericana Gallup sobre este último tema (titulados como “Gallup Global Emotions”), el Ecuador suele aparecer en los puestos superiores de la clasificación entre países.

En la edición de 2016, de hecho, aparecemos en el primer lugar, siendo el país en donde las personas experimentan más emociones o son más emotivas. Este estudio se basa en una encuesta a 147 mil personas en 140 países, en la cual se pregunta sobre las experiencias positivas o negativas que las personas tienen a lo largo del día. En el caso de las positivas, se hacen preguntas como, por ejemplo, si te han tratado con respeto, si has aprendido algo o si has sentido alegría. En el caso de las negativas, se pregunta si has experimentado dolor, preocupación, tristeza, enfado o estrés. Con las medias a estas respuestas se elabora un índice que posiciona a cada país en una escala que va del 0 al 100.

Los resultados del informe de 2016 muestran que el Ecuador es el segundo país del mundo con mayor prevalencia de emociones positivas (por debajo de Paraguay y empatado con Guatemala, Honduras y Uzbekistán) y el primero si se cuentan el conjunto de emociones (empatado con El Salvador, Guatemala y Filipinas). De hecho, en la lista de los países más emocionales destacan los latinoamericanos, ya que, al parecer, estamos en el lugar del mundo en donde las emociones se viven más intensamente. En el caso de las emociones negativas, los países que destacan en la lista son Iraq, Irán, Sudán del sur, Siria, Chipre, Liberia, Togo y Sierra Leona, países que están afectados por diferentes tipos de conflictos.

En conclusión, estos estudios identifican a los ecuatorianos como personas relativamente más empáticas, más satisfechas con la vida, más positivas, más compasivas y más preocupadas por el bienestar de los demás, cosa que nos debe hacer sentir a todos un poquito más orgullosos de vivir en este hermoso país. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Facebook

Twitter

Promo-galeria