Lunes, 19 Septiembre 2016 00:00 Buen Vivir

Los 4 centros se crearon para ampliar la cobertura de la enseñanza superior

Ecuador apuesta por el futuro invirtiendo en educación innovadora y de calidad

Un estudio descubrió que las universidades no solamente impulsan el desarrollo en su propia región, también el de las zonas vecinas.
Un estudio descubrió que las universidades no solamente impulsan el desarrollo en su propia región, también el de las zonas vecinas. Foto: cortesía Pixabay

El Proyecto de las Universidades Emblemáticas consiste en poner en marcha cuatro instituciones de educación superior con calidad mundial para atender a los sectores prioritarios.

Redacción Actualidad

En un estudio publicado hace menos de un mes, por Anna Valero y Jhon Van Reenen, dos profesores de la prestigiosa universidad inglesa London School of Economics, se demuestra el vínculo positivo que existe entre el número de universidades y el Producto Interno Bruto (PIB) de cada país. La investigación se recoge en un ensayo titulado: “El Impacto Económico de las Universidades, Evidencias de Todo el Mundo”. El trabajo contó con el apoyo de “The National Bureau of Economic Research” la organización de investigación económica más grande de los Estados Unidos.

Los investigadores evaluaron unas 15.000 instituciones de estudios superiores en cerca de 1.500 regiones geográficas en 78 países alrededor del mundo, analizando la información por un largo período de 50 años, que va desde 1950 hasta 2010. El estudio concluyó que si un país duplica el número de universidades, puede esperar un consecuente y rápido incremento del PIB per cápita en casi un 5%.

El estudio analiza cuatro factores por los que, crear nuevas instituciones de educación superior conlleva a un incremento en el PIB. Primero, una mayor presencia de universidades se relaciona con una mayor oferta de capital humano calificado. Eso significa una fuerza laboral más productiva, que promueve la innovación y mantiene una actitud de respeto a lo largo de la vida. Además, las nuevas universidades aumentan la demanda de productos que se ofrecen a profesores y estudiantes, los mismos que se adquieren localmente. De forma reveladora, el estudio también descubrió que las universidades no solamente empujan al desarrollo en su propia región, sino de las zonas aledañas. Este efecto es más significativo en regiones que se encuentran más cerca unas de otras.

La idea de que mejorando la educación superior mejora también la economía puede ser evidente. No obstante, posiblemente este es el primer estudio científico que establece de una manera cuantificable esa relación. Uno no puede dejar de asombrarse con los hallazgos.  La sorpresa es aún mayor al tener en cuenta que el crecimiento económico asociado a una institución de educación superior suele ser constante. Esto quiere decir que es poco susceptible a afectaciones por acontecimientos externos como desastres naturales o las fluctuaciones propias de la economía. En consecuencia, muy seguramente los beneficios de las nuevas universidades emblemáticas del Ecuador, superarán con creces el costo de su financiación.

El Proyecto de las Universidades Emblemáticas, consiste en poner en marcha cuatro instituciones de educación superior de calidad mundial. Esta iniciativa, junto con otras como el popular Programa de Becas o, el proyecto para mejorar la educación Técnica y Tecnología en Institutos Superiores, constituyen la estrategia que la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) implementó con una visión a largo plazo proponiendo llevar al talento humano ecuatoriano a niveles de excelencia.

Los cuatro centros de estudios se crearon para ampliar la cobertura de la educación trascendiendo a las mayores ciudades del país, en donde tradicionalmente se agrupan. También se crearon universidades para atender sectores que se consideraban prioritarios para el desarrollo de nuestra nación.

La Universidad Regional Amazónica Ikiam (que en shuar significa selva viva), se ubica en Tena, capital de la provincia de Napo, en el corazón de nuestra Amazonía. En breve, Ikiam será un laboratorio biogenético en el corazón de la zona más mega diversa del planeta. Por ese motivo, la universidad  concentra su actividad educativa y científica en las áreas de Biología, Conservación, Recursos Naturales, Ecología, Prevención, Mitigación de Riesgos  y, especialmente, en el uso responsable de los recursos naturales amazónicos.

La Ciudad del Conocimiento, “Yachay” se construyó con sede en Urcuquí, provincia de Imbabura. Yachay significa aprender/saber en quichua. La universidad busca concentrarse en la investigación científica.

La Universidad de las Artes, que abrió sus puestas en la ciudad de Guayaquil orienta su oferta educativa a otro sector que tradicionalmente ha recibido poca atención de los gobiernos. Esa institución profesionalizará en el campo de las artes escénicas, la literatura, las artes plásticas, el cine, la música y otras. El paraninfo llenará un vacío en la cultura. Como sociedad nunca debemos olvidar que el arte es la expresión de los más profundos pensamientos.

Por último, si bien no menos importante, la Universidad Nacional de Educación, ubicada en Azogues, provincia de Cañar, llena otro importante vacío ofreciendo una oferta académica orientada a formar maestros de educación inicial, básica y de bachillerato. Esta universidad es la formadora de formadores. Por esa razón, no es descabellado pensar que de sus salones de clase saldrán las personas que mayor impacto tendrán en todas las comunidades y las familias ecuatorianas.

José Mujica Cordano, expresidente del Uruguay es un hombre muy lúcido. Tiene dos cosas importantes que enseñarnos al hablar de la juventud y del papel que un Estado debe cumplir para lograr una buena situación de la población. En primer lugar, el expresidente reconoce que es necesario que un país genere las condiciones necesarias para que las personas puedan desarrollarse al mayor nivel de su potencial. Esto equivale a invertir en infraestructura, educación, salud. Con perspicacia, Mujica agrega que solamente de ese modo una sociedad podría alcanzar el bienestar añadiendo que el énfasis de los esfuerzos nacionales debe concentrarse en los jóvenes porque es muy difícil que los viejos cambien.

Estas cuatro nuevas universidades públicas son la infraestructura necesaria para que nuestros jóvenes alcancen su tope máximo. Al ser públicas son gratuitas para todos. Esto es importante porque los recién graduados no se incorporarán al mundo profesional, para que con el fruto de su trabajo paguen sus deudas educativas. Sin duda, las Universidades Emblemáticas son la mejor oportunidad del Ecuador para lograr el Buen Vivir. (I)

ENLACE CORTO

Facebook

Twitter

Promo-galeria