Martes, 07 Febrero 2017 00:00 Buen Vivir

Entrevista / Ernesto nieto carrillo / Subsecretario de Fortalecimiento del Conocimiento y Becas

Becarios, agentes de transformación de la sociedad

Becarios, agentes de transformación de la sociedad
Foto: cortesía de Patricio Rivas

El proceso de selección se basa en el mérito, lo que permite democratizar el acceso a una formación académica sin comparación en la historia del Ecuador.

Redacción Actualidad

Ernesto Nieto es un joven ingeniero, originario de Machala, que se desempeña como Subsecretario de Becas de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, Senescyt. En esta entrevista nos explica brevemente algunos de los logros de esta política en estos últimos diez años, como también cuál ha sido la importancia en el plano humano de poder estudiar en el extranjero.  

¿Cómo se ha comportado la gestión de las becas en los últimos diez años?

El programa de becas es sin lugar a dudas uno de los mayores logros de la Revolución Ciudadana. Se ha puesto especial énfasis en la formación de los ecuatorianos en las mejores universidades del mundo, dado que como país tenemos aún rezagos de conocimientos a nivel de ciencia, tecnología e innovación que nos vuelven dependientes a nivel internacional.

Una muestra de aquello es que justamente en el período anterior al del presidente Rafael Correa se entregaron únicamente 237 becas. Y en lo que va de este período de gobierno estamos casi por llegar a las 20 mil becas, es decir más de ochenta veces lo que se entregó en los diez años previos. Esto refleja cuál ha sido la prioridad de la política pública.

Igualmente esto sucede en inversión, en los diez años previos se invirtieron cerca de 9 millones, mientras que en lo que llevamos hasta la fecha de inversión vamos aproximadamente 560 millones de dólares. El programa de becas no tiene parangón en la historia de nuestro país.

¿Qué tipo de becas existen?

Tenemos dos tipos de becas. Las becas para estudios en el extranjero y las becas nacionales. En las becas para el extranjero tenemos varios programas, uno de ellos es la convocatoria abierta; para acceder a este se tiene que superar un proceso de selección, el cual consiste en un examen y una entrevista; quienes sacan el 80% de la evaluación son nuevos adjudicatarios.

Tenemos también las becas del programa de excelencia, que se basa en una lista de universidades más corta, de las 50 mejores a nivel mundial, en las cuales nosotros solo solicitamos que tengan la carta de aceptación definitiva. Finalmente un tercer grupo de becas son aquellas que hemos gestionado a través de la cooperación internacional, que se basan en convenios con muchos países y universidades; cerca de 3 mil becas han sido obtenidas mediante este programa, en las cuales se establecen cofinanciamientos, una parte financia el Ecuador y otra parte el cooperante.

En cambio las becas nacionales tienen otro objetivo, se trata de una política focalizada complementaria a la gratuidad. Está destinada a personas con escasos recursos económicos para quienes la gratuidad no es suficiente, dado que necesitan otro rubro mensual que les permita solventar gastos de transporte, de alimentación, de material de estudio, etcétera. A estos estudiantes el Estado les da media remuneración mensual unificada (RMU) durante toda su carrera y aquellos estudiantes que tengan las mejores calificaciones pueden alcanzar incluso una RMU, es decir 366 dólares. Estas becas tienen otra finalidad, que es no solo garantizar el acceso a la educación superior sino también el tránsito y la titulación.

¿A qué países se van estos estudiantes?

Los becarios que se están formando o se han formado en el extranjero han optado preferencialmente por España, Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Canadá, Chile, Brasil, Argentina, Francia, México, Alemania.

Esos son los países donde tenemos el mayor número de becarios. La estrategia es que adquieran los conocimientos que necesitamos como país y, posteriormente, ser también generadores de conocimiento de acuerdo a nuestras necesidades.

¿Quiénes pueden acceder a estas becas?

En todas las becas existen procesos de selección que se basan en el mérito. Esto ha permitido democratizar el acceso a una formación académica en el exterior sin comparación en la historia, ya que ahora el estudiar en el extranjero, con una educación de calidad, no depende de tener recursos económicos o de relaciones preferenciales, sino depende únicamente del mérito y el esfuerzo de los ecuatorianos. Un estudio que hicimos el año pasado señala que con el costo anual de las becas el 96,4% de la población ecuatoriana no estaría en la capacidad de financiarse estos estudios por sus propios medios.

¿En lo humano y en lo social en qué aporta este tipo de experiencia?

Creo que hay un cambio cultural. La beca no solo los beneficia en términos individuales sino que tiene una implicación social. El éxito de la política se verá reflejado en la medida en que ese conocimiento ayude a resolver problemas, a erradicar pobreza, en satisfacer necesidades, a generar empleo. Creo que esto lo tienen interiorizado los becarios. En la actualidad ya se está evidenciando el aporte de los becarios que van retornando al país.

Tenemos cerca de 4.800 becarios retornados que se han insertado en sectores estratégicos para nuestro desarrollo; en números gruesos el 30% está compensando en el sector de la educación superior, el 27% en el sector de la salud y un 25% en la empresa privada, fundamentalmente en el productivo y de servicios, entre otros. Es decir, los becarios en la actualidad ya son agentes de transformación de la sociedad ecuatoriana y el reto es justamente profundizar y fortalecer su aporte, lo cual posibilite que el país pueda cambiar su patrón productivo y ser más soberanos en términos sociales, económicos y culturales.

¿Esta experiencia les cambia la visión del mundo?

Los becarios regresan sin duda con otra mentalidad. Les cambia su forma de ver la vida. Por ejemplo sobre cómo debe funcionar un sistema público de calidad, sobre el rol que debe de jugar nuestra universidad en relación al cambio del país, o incluso aspectos más cotidianos como el transporte o los espacios públicos.

También ven que como países latinoamericanos tenemos muchas cosas que entregar al resto del mundo. Es que cuando vemos las cosas desde afuera nos damos cuenta de que podemos hacer las cosas mejor en todos los aspectos de la vida. Esta experiencia también les enseña a valerse por sí mismo, ver que detrás de ellos no solo está la familia, sino que también está un país que deposita su esperanza en ellos.

Por eso cuando culminan sus estudios vienen muy motivados. Muchos de ellos nos comentan que las primeras semanas siempre son duras, las personas que conocen son distintas, tienen otras formas de ser, muchas de ellas son más duras en el trato y no porque sean malas personas sino porque tienen otra forma de ser.

Luego se adaptan a las nuevas exigencias. Cuando obtienen su título saben lo que les costó y por ello entienden las expectativas depositadas en ellos. Esto contribuye al Buen Vivir de la sociedad, tanto en el ámbito individual como en el colectivo. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Facebook

Twitter

Promo-galeria