Martes, 22 Agosto 2017 00:00 Fútbol Nacional

Los árbitros piden garantías para dirigir

En la secuencia, José Pincay (blanco) agrede a Carlos Cervantes en un partido de la sub-14, en Vinces.
En la secuencia, José Pincay (blanco) agrede a Carlos Cervantes en un partido de la sub-14, en Vinces. Fotos: cortesía
Redacción Fanático

La agresión que sufrió el árbitro ecuatoriano Carlos Cervantes en un partido del torneo nacional sub-14 disputado el sábado en Vinces, deja en evidencia las condiciones en que los jueces dirigen en las diferentes categorías del fútbol nacional.

Un árbitro, en estas categorías (formativas), puede dirigir entre uno y dos partidos por mes y el pago por cada uno es de $ 70. A eso se suman $ 50 de viáticos, que entregan las Asociaciones Provinciales, según lo estipula el reglamento.

Además, la Ecuafútbol contrató una póliza de vida colectiva para los 15 árbitros y 21 asistentes de la primera A; 18 jueces y 18 líneas de la serie B; 79 réferis de la segunda categoría; 285 colegiados de tercera categoría; 46 árbitros mujeres de segunda, tercera y cuarta categoría; y un árbitro de fútbol playa, para un total de 482 profesionales.

Joshua Culcay, exréferi y actual asesor de árbitros, asegura que a pesar de que se han dado cambios en los últimos años, aún falta mucho por mejorar, especialmente en las categorías inferiores donde se han presentado más inconvenientes.

“Los mayores riesgos se corren en las formativas y en la serie B. Los árbitros trabajan con falta de garantías. En muchos partidos, por no decir en todos, no existe la presencia de policías nacionales o seguridad privada. Los equipos no mandan médicos, no se presentan ambulancias, incluso las vallas no dan una correcta protección”.

El pasado 21 de enero, en la final de la Liga Cantonal de Quero, la terna arbitral comandada por Raúl del Salto fue agredida por un grupo de hinchas que logró ingresar al campo de juego, de un estadio que no tenía las garantías necesarias.

Según relató Del Salto, a radio Stereo Fiesta de Ambato, la turba (de hinchas e incluso jugadores)  entró a la cancha y los atacó no solo a ellos sino también a sus familias que llegaron a defenderlos. La agresión quedó documentada en un video que se viralizó en las redes sociales en horas posteriores al compromiso.

“Nos pegaron puñetes, patadas, hasta con palos nos cayeron cuando estábamos en el suelo, sentimos que perdíamos la vida (...), incluso mi esposa fue golpeada”.

Pero quizás la agresión más grave la experimentó Félix Badaraco, en 2007, cuando fue agredido por supuestos empleados del equipo de Ibarra, luego del encuentro entre Imbabura y El Nacional. El exárbitro central relató posteriormente que uno de los sujetos lo atacó con un machete, con el fin de asesinarlo.

El apoyo en este tema, explica Culcay, viene de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) por medio de la Comisión de Seguridad presidida por Carlos Grijalva. “Está claro que aún deben mejorar, ya que cada semana existen agresiones que no se denuncian”.

Luis Muentes, presidente de la Asociación de Árbitros de Ecuador, repudió lo sucedido en Vinces, justo cuando se impulsa una ley contra la violencia en los estadios.

Por su parte, Carlos Villacís, presidente de la FEF, garantizó que el organismo va a defender al gremio. “Que los señores árbitros tengan la seguridad de que la Ecuafútbol no tolerará este acto brutal”.

Santa Rita separó al entrenador

Varias horas después de la agresión, la dirigencia de Santa Rita separó al entrenador del equipo sub-14, José Pincay, ofreciendo a través de sus canales de información disculpas públicas por los incidentes.

Ayer, Pincay justificó su accionar a través de un comunicado, en el cual asegura que fue insultado por el juez Cervantes. En el documento, el técnico señala que acatará la sanción que le impongan la FEF y la justicia común.

“Caí en una provocación violenta en la que, acepto, fui protagonista y posiblemente a vista de muchos solo el agresor (...). Finalmente, es mi deseo genuino ofrecer disculpas públicas”. 

Rolando Terán, coordinador de Santa Rita, respondió a Luis Muentes, presidente de los árbitros nacionales.

Luis Muentes, presidente del gremio arbitral habló sobre la agreseión que sufrió el referí por parte del cuerpo técnico de Santa Rita Sub-14

CRONOLOGÍA

En la última década se han protagonizado más de una decena de incidentes violentos contra árbitros, pero no todos han salido a la luz porque se produjeron en juegos de las formativas.

Félix Badaraco

(27/05/2007)

El exjuez y su terna fueron agredidos con machete tras un duelo disputado entre Imbabura y El Nacional, en Ibarra.

Fabián Muñoz

(24/04/2010)

Dirigentes y unos 30 hinchas del Municipal Cañar golpearon al juez y sus asistentes en el estadio 26 de Enero.

Manuel Carriel

(27/10/2013)

Parte del cuerpo técnico de Pilahuín Tío agredió al juez e hinchas ingresaron al campo del estadio de Ibarra.

Mario Romero

(06/09/2015)

Tras el juego entre Manta e Imbabura el colegiado fue golpeado. Policías lo resguardaron hasta el camerino.

Byron Romero

(10/04/2016)

En el Monumental, el juez de línea recibió el impacto de una botella que le cortó el brazo. El juego continuó.

Raúl del Salto

(21/01/2017)

En la final de la Liga Cantonal de Quero, hinchas golpearon al juez y a su equipo. Familiares fueron agredidos.

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter @Fanatico_ET

Twitter @Fanatico_ET