Miércoles, 21 Diciembre 2016 00:00 Fútbol Nacional

Entrevista / josé francisco cevallos y carlos alejandro alfaro moreno / presidente y vicepresidente de barcelona

"Las deudas son los rivales más difíciles"

"Las deudas son los rivales más difíciles"
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Los dos máximos dirigentes de Barcelona hacen una radiografía de su gestión al frente del club más popular del país y que este año logró su estrella número 15. Desde sus perspectivas, la clave de este éxito deportivo fue la sintonía que logró la hinchada con la institución, además del compromiso de los jugadores con los objetivos trazados a inicios de año. La Copa Libertadores es ahora el gran anhelo amarillo.

Redacción Fanático

José Francisco Cevallos y Carlos Alfaro Moreno no han tenido tiempo para festejos. Un día después de recibir el trofeo de campeón, los máximos dirigentes de Barcelona empezaron a planificar el 2017. Definieron fechas y lugar para la pretemporada. Finiquitaron nuevas contrataciones nacionales y empezaron a analizar las carpetas de los jugadores extranjeros solicitados por el técnico uruguayo Guillermo Almada. Ese mismo día decidieron qué jugadores iban a dejar el club y entendieron que el ‘Ídolo’ no da tiempo para relajarse.                  

Ustedes fueron campeones en 1995 de la mano del técnico argentino Salvador Capitano, así que saben lo que se siente ganar un título como jugadores y ahora como dirigentes, ¿qué diferencias futbolísticas hay entre el Barcelona que quedó campeón hace 21 años y el de la temporada 2016?    

Cevallos: Siempre hay diferencias, el fútbol cambió, pero creo que la propuesta es igual. La campaña de 1995 se asemeja mucho a la de este año, es un equipo que va para adelante, que propone, que arriesga; se han roto algunos récords. Barcelona termina el año como el equipo más goleador, con el arco menos vencido, tal como ocurrió hace 21 años. Esa es la esencia de Barcelona, lo que debe caracterizar a un equipo grande en todas las áreas: en la administrativa, en las formativas, en la dirigencia.

Alfaro Moreno: La clave estuvo en la campaña, en la cantidad de foros que hicimos con los socios. Esa era una gran premisa, recuperar la institucionalidad, la identidad; el hecho de que el hincha se sienta orgulloso de ponerse la camiseta. Eso no fue solo por los resultados, creo que fue algo de ida y vuelta, una buena vibra con la hinchada, con la gente, con el grupo, con los jugadores. Y en ese camino largo de conseguir el título hubo siempre resbalones, pero ese compromiso obligaba a los muchachos a recuperarse rápidamente.

A propósito de esa comparación, ¿qué se disfruta más, el título como jugador o como dirigente?

Alfaro Moreno: Se disfruta más como jugador. Porque de este lado (dirigencia) hay más responsabilidades. Tenemos un presidente, que con su ejemplo de trabajo no nos da respiro a ninguno. Y está bien, así nos gusta. Quedamos campeones el sábado, después de los festejos y demás; el domingo descansamos en familia y el lunes ya estábamos trabajando, armando el equipo 2017, coordinando el tema de la pretemporada, lo de los jugadores que se iban a incorporar. No hemos tenido un respiro para disfrutar o celebrar en forma privada, es decir, todavía no hemos parado. Y está bien, Barcelona no nos permite relajarnos. Esto comenzó desde que lo soñamos, desde que iniciamos con los foros, desde que el presidente (Cevallos) me hizo la propuesta de regresar al club. Si queremos que Barcelona siga en este camino de crecimiento y de recuperar lo que es este equipo -ahora a nivel internacional-, no se puede parar.

Cevallos: Uno siempre sueña desde niño con ser futbolista profesional. Y ante eso no hay nada que cambie la esencia para lo cual nosotros nos formamos, luchamos y soñamos. Hoy queremos seguir ligados al fútbol, dando nuestro contingente a una institución que nos dio todo. Nos dio el reconocimiento de la gente, estabilidad económica, nos dio nuestra familia, nos dio muchas alegrías. Esa alegría que se genera, por lo que tú soñaste, ahora desde otro punto la tenemos. Lo que siempre aspiró uno es a estar desde la cancha, yo quisiera cambiar todo, retroceder el tiempo, estar en el gramado y tener este tipo de logros (campeonato) importantes para una institución que queremos muchísimo.

¿Cómo era la relación de ambos en el Barcelona de 1995?

Alfaro Moreno: Muy parecida  como es ahora. Siempre tuvimos un afecto especial y una sintonía sin trincas. Nosotros nos quedábamos conversando en la concentración  después del entrenamiento junto con otros compañeros, como el ‘Pavo’ Noriega, el ‘Chino’ Gómez, José Mora, ‘Nico’ Asencio y Jimmy Montanero. Juntos vivimos el hecho de ser campeones, pero también estuvimos a punto de descender. Yo tengo ese póster del día del partido ante Macará (torneo 2000) como un recuerdo muy especial, porque esos jugadores pudieron quedar en la historia negra del club y fue un plantel de valientes en una época de ‘vacas flacas’, donde no cobrábamos, donde nos cortaban el cable (de energía eléctrica) de la concentración o no había para pagar el agua. Pese a esas adversidades le pusimos el pecho
a las balas en un momento complicado. Entonces hubo  siempre una sintonía especial; y cuando José Francisco me habló de la idea de ser presidente, del proyecto que quería armar, solo hubo que ajustar algunas piezas porque sabíamos que íbamos por el mismo camino.  

¿Por qué pensó en Alfaro Moreno? ¿Costó convencerlo?

Cevallos: Como mencionaba el ‘Beto’, nos quedábamos después de los entrenamientos, queríamos quedarnos viviendo en Barcelona, nos quedábamos ayudando en el mantenimiento, regando la cancha, eso lo disfrutábamos mucho. Nos preguntábamos qué íbamos a hacer luego de retirarnos. Unos querían ser técnicos, Alfaro siempre se encasilló en la formación de chicos, ‘Nico’ quería coordinar. Yo siempre quise ser dirigente, no tengo la vocación para ser entrenador, puedo transmitir mi conocimiento, pero no en un entrenamiento diario. Aquí no hay presidente y vicepresidente, sino dos amigos que tratan de retribuirle al club toda la gloria que nos permitió vivir y disfrutar. Hemos dejado de lado ciertas actividades profesionales y familiares para entregarle todo nuestro tiempo y esfuerzo a la institución.  

¿Alfaro-Uquillas-Gilson o Caicedo- Esterilla-Álvez?

Cevallos: Me quedo con ambas opciones. Son delanteras que han entrado en la historia del club por quedar campeonas, por ser referentes y goleadoras. Aparte de que son grandes jugadores. Marcos Caicedo es un espectáculo, Jonathan es un hombre que va para adelante, Damián, Esterilla, ‘Wacho’ Vera, todos son jugadores muy humildes, trabajadores, profesionales. Y con hambre y ganas de obtener para ellos y para la institución cosas importantes.   

¿Qué rival fue más duro en este primer año de gestión: las deudas o Emelec?     

Alfaro Moreno: Las deudas, sin lugar a dudas. Con Emelec ganamos y perdimos, pero con las deudas pierdes siempre porque las debes pagar. En definitiva, como dijo ‘Pancho’, en este camino duro, el gran secreto fue armar comisiones competentes, con gente de confianza liderando sectores importantes, como la jurídica y financiera, donde han librado batallas, las más duras.

¿Cuál es la deuda total que tiene Barcelona hasta el momento, considerando que pagó $ 9’000.000 en 2016? ¿A quién se le debe más?

Cevallos: La auditoría reflejó deudas certificadas por $ 24’000.000, con proyección a $ 32’000.000 por cargas impositivas. De eso se ha pagado entre $ 8’000.000 y $ 9’000.000, con desembolsos directos y cruces de deudas. Por ejemplo, había una deuda de $ 2’000.000 y la cruzamos con publicidad. Hoy se ha reducido y si esto sigue así -que lleguemos a instancias finales de Copa Libertadores, que volvamos a quedar campeones, que crezcan los auspicios, que la gente siga llenando el estadio- en nuestro período vamos a sanear el déficit. Esa es nuestra aspiración. Ese es otro título -honorífico por cierto- que ganaríamos y sería muy significativo. Así, las personas que vengan en un futuro encontrarán una institución sin deudas y organizada, referente a nivel regional y, ¿por qué no?, mundial.

¿Cuál es el acreedor más fuerte que tiene el club?

Cevallos: Son varios. Por ejemplo, por la deuda con Federico Nieto se firmó un convenio de más de $ 1’000.000. La de Rolando Zárate, que creo que es la deuda más grande que tiene el fútbol ecuatoriano, no solo Barcelona. Le debemos $ 1’500.000 y estamos tratando de cubrirla, es cosa juzgada, no hay apelación, ya pasaron muchos años, se han abonado $ 350.000, queremos conseguir otro valor similar para este año hacer otro abono y formalizar un convenio que nos dé la posibilidad de pagar la diferencia con los ingresos de la Copa Libertadores.  

¿Cuál ha sido el momento más difícil para la dirigencia desde el inicio de su gestión?

Cevallos: Al día siguiente que nos posesionamos -que era viernes- nos llegó un documento en el que nos indicaban que estábamos suspendidos en la Federación por una deuda con Elvis Patta, no le habían pagado $ 150.000. En cuestión de horas nos tocó conseguirlos para que el equipo quede nuevamente habilitado. Los dirigentes, el personal administrativo y socios han metido el hombro, también están los auspiciantes, el aumento importante de socios y, por supuesto, las taquillas; teníamos presupuestado $ 2’200.000 en todo el año y se ha llegado a superar casi los $ 6’000.000.

¿Qué necesita Barcelona para hacer una mejor Copa Libertadores?

Alfaro Moreno: Sostener el proyecto. No cambiar jugadores por cambiar o traer por traer. Si se va uno, o máximo dos, la idea es potenciar año a año y no desarmar un proyecto que está funcionando muy bien. A Barcelona solo le falta eso, tenemos jugadores de jerarquía, probados; el examen internacional es diferente, pero creo que este equipo va a seguir creciendo con la misma idea de funcionamiento, pero pienso que solo falta tiempo.

La Noche Amarilla es el mejor momento del año para la hinchada de Barcelona porque se renuevan los sueños. ¿Qué se planifica para la presentación de la plantilla 2017? ¿Tal vez otra figura del calibre de Ronaldinho?

Cevallos: Era el despertar. Teníamos que conseguir algo así y queríamos comenzar el año motivando a una hinchada que siempre ha estado ahí. Se dio
todo para que una figura como Ronaldinho venga y alimente el espíritu barcelonista, la ilusión, de sueños, de conseguir cosas importantes. Primero casa adentro y luego afuera. Hoy tenemos una vara muy alta de la Noche Amarilla, pero Barcelona es eso, ir creciendo, fortaleciendo, innovando. Creemos que las personas encargadas de organizar la Noche Amarilla 2017 -que ya están trabajando hace mucho tiempo- están elaborando un evento fantástico, maravilloso, que siga ratificando el sentimiento, el amor a Barcelona. Eso es a lo que aspiramos, la cercanía entre hinchas y los socios.

¿Qué representa para el club vender a Ánderson Ordóñez, un jugador formado en su cantera?

Alfaro Moreno: Es parte de los objetivos que nos habíamos puesto antes de empezar. Porque no solo es el mérito de este chico, que en un gran año pudo mostrar sus condiciones, sino el buen funcionamiento, la valentía del entrenador que lo pone a jugar, que no duda, que no mira la cédula, sino que le da la oportunidad. De nada te sirve tener una buena estructura de formación si no van a contar con la oportunidad de jugar. Y esas son las metas que nos hemos puesto. Tuvimos una defensa con un promedio de edad de 22,6 años. Ánderson (Ordóñez) fue a la pretemporada, mostró sus condiciones y, aunque en el arranque no fue titular, jugó como refuerzo en la sub-19. A mí me tocaba verlo, yo le contaba a ‘Pancho’ cómo agarraba a los chicos y los arengaba antes del partido con una humildad tremenda. Demostró en la sub-19 para que después el entrenador le dé la oportunidad en primera y lo de hoy es una realidad: va contratado directo a Europa, a la Bundesliga, y es un ejemplo para todos los chicos que ven que se puede llegar.
 
¿Cuál es la filosofía que se quiere desarrollar en las divisiones formativas del club?

Alfaro Moreno: Queremos recuperar la identidad. Los chicos -porque me consta, ya que viajo por todo el país- sé que sueñan con jugar en Barcelona, pero como que se desilusionan al no tener la oportunidad de venir o no ser bien atendidos. Queremos cumplir los sueños de todos ellos, a través de las 50 escuelas de captación en todo el país, para traer a los mejores talentos. Mañana (martes) recibiremos un complejo que va a ser para las formativas en la última etapa del Parque Samanes, donde pensamos que será nuestra ‘Masía’ (Centro de formación del FC Barcelona de España) nuestro ‘búnker’. Tenemos convenios con colegios, para que los muchachos que vienen de provincias tengan la oportunidad de estudiar en buenas unidades educativas y se formen de manera integral. Estamos enfocados en un proyecto lindo; tenemos una casa del club dentro del complejo y una residencia para que vivan los chicos. Queremos fortalecernos con nuestros jugadores, que la gran base sea con futbolistas formados en el equipo.

¿Barcelona llevará alguna propuesta al Congreso del fútbol ecuatoriano de enero?

Cevallos: Estamos en las reuniones con la comisión jurídica para proponer, por ejemplo, que no consten como transferencia los traspasos que hacemos desde nuestra filial. Otro es el tema del horario de los partidos, la gente que no ha jugado no ha sentido lo duro que es jugar en Manta o en la  altura a las 12:00. Ojalá se pueda legislar en beneficio del fútbol ecuatoriano. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter @Fanatico_ET

Twitter @Fanatico_ET