José Pincay, excluido del fútbol ecuatoriano por 5 años

| 24 de Agosto de 2017 - 00:00
Rolando Terán (i), coordinador del club Santa Rita, discute con el presidente de la Asociación de Árbitros de Ecuador, Luis Muentes, en el edificio de la FEF.
FOTO: Foto: cortesía

La Comisión de Disciplina de la Ecuafútbol decidió sancionar con cinco años de inactividad a José Pincay, quien según los registros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) es kinesiólogo del equipo sub-14 de Santa Rita de Vinces.

En ese lapso no podrá participar en ninguna actividad futbolística  regulada por la FEF. La sanción se tomó tras los hechos violentos registrados el sábado en Vinces.

Ese día Pincay agredió a Carlos Cervantes, mientras cumplía las funciones de cuarto árbitro en el partido entre Santa Rita y Mushuc Runa de la categoría sub-14.

Otra decisión que tomó el martes la comisión fue la expulsión del Santa Rita del campeonato de esa división. Esta sanción  se puede apelar, si así lo deciden los protagonistas o dirigentes, pero el club aún no lo ha confirmado.

El anuncio de ambos castigos se conoció la noche del martes durante la reunión del Comité Ejecutivo en  Guayaquil, donde el titular de la Asociación de Fútbol de Los Ríos y Rolando Terán, coordinador de Santa Rita, pidieron disculpas por los hechos protagonizados el sábado en el estadio El Sol de Vinces.

Un video que compartió Luis Muentes -presidente de la Asociación de Árbitros- a través de las redes sociales, muestra cómo Pincay golpea a Cervantes, mientras otras personas intentan separarlo.

Tras un día de los hechos, la dirigencia del club vinceño separó de sus filas a Pincay y horas después pidió disculpas a través de un comunicado de prensa en el que explicó que su reacción ante el juez nació de un supuesto insulto.

Por otra parte, Muentes explicó que, desde la próxima jornada, si la FEF no garantiza la seguridad de los árbitros -en todos los encuentros de las categorías formativas-, no formarán parte de la programación como medida de protesta.

Varios árbitros consultados por este diario confirmaron que en la mayoría de los compromisos de las divisiones formativas no existe la presencia de policías ni de personal de seguridad privada. (I)