A casi 70 años del mayor logro de Macará, los 'celestes' pelean entre los primeros

- 16 de Septiembre de 2017 - 00:00
El trofeo Galo Plaza, el cual era otorgado antes de la actual organización del campeonato de fútbol, es el mayor logro de Macará hasta el momento.
Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

Si bien para la dirigencia, jugadores e hinchada, uno de sus sueños es ganar el campeonato nacional de fútbol, disputar la Libertadores o la Sudamericana, nunca estuvo más cerca que ahora.

Junto al escritorio del presidente del Club Social y Deportivo Macará,  sobre un pequeño pero significativo pedestal negro, reposa el mayor galardón que este equipo ambateño ha conseguido desde su fundación.

Si bien a 10 pasos del lugar una enorme estantería de madera exhibe al menos 50 copas y otros reconocimientos que el conjunto ha logrado en sus 78 años de existencia, recién cumplidos; para la dirigencia, hinchada y jugadores, este premio es muy especial.

Se trata del trofeo Galo Plaza, que le fue otorgado el 18 de abril de 1948 tras una extenuante temporada en la que disputó con históricos clubes de todo el país

A decir de Miller Salazar, presidente del conjunto ‘celeste’, color del uniforme del equipo y principal  identificación de la hinchada en los escenarios deportivos, este galardón es el mayor logro conseguido desde el 25 de agosto de 1939.

“Esta es la fecha de fundación de Macará, el club deportivo más antiguo de Ambato. Para entonces conseguir el trofeo Galo Plaza era el equivalente a hoy ganar el campeonato nacional de fútbol, al cual se hizo acreedor tras ganar el triangular de fútbol que se disputó entre Aucas de Pichincha y Norteamérica de Guayas”.

Pese a tener casi 70 años de existencia, en la actualidad esta copa luce como recién fabricada. Aquello es gracias a un impresionante trabajo de restauración que realizó una hija de Miller Salazar y al buen trato y cuidados que recibe a diario.

Muy pocas veces el trofeo ha salido de las oficinas del club, ubicadas en el Centro Comercial Ambato, frente al céntrico parque 12 de Noviembre, y es la mimada entre todas las preseas del club.

Aunque para la afición y dirigencia es un indescriptible orgullo ser los dueños de este reconocimiento, ambos albergan la esperanza de conseguir este año otro significativo y muy ansiado galardón, que si bien es intangible dejaría el nombre del equipo, de su ciudad natal y de la provincia, Tungurahua, muy en alto.

Participación en torneos internacionales

Se trata de la participación en la Copa Libertadores o en la Copa Sudamericana (Conmebol). A pesar de que en la tabla de posiciones del campeonato nacional de fútbol, Macará se ubica en la sexta posición, anhelan conseguir los puntos necesarios y triunfos para llegar a uno de los dos torneos internacionales.

“Esta es la principal aspiración  que los hinchas expresan en los graderíos donde juega el ídolo ambateño. No obstante, nos congratularía sobremanera conseguir el primer lugar del campeonato nacional; a pesar de que el club ha descendido en varias ocasiones a la serie B, la hinchada se ha mantenido fiel al equipo, y justamente en reciprocidad a su lealtad queremos representar al país en un torneo internacional”, aseguró Miller Salazar.

Él, junto con 5 de sus 6 hermanos, dirige el conjunto tungurahuense hace más de 2 décadas y desde diferentes frentes, a fin de siempre sacarlo a flote.

Salazar explicó, además, que hace algunos años los equipos nacionales que se ubicaban en los 4 primeros lugares del campeonato nacional de fútbol tenían asegurada su participación en la Copa Libertadores de América.

No obstante, en los últimos años, a los clubes que quedan en quinto, sexto y séptimo lugares del torneo de la serie A se les permite disputar la Copa de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Debido a esto los hinchas ambateños albergan el sueño de ver la camiseta celeste del equipo de sus amores lucirse en escenarios deportivos internacionales.

“Hasta que el cielo deje de ser celeste’ es el eslogan de nuestro club y el grito de batalla con el que alentamos a nuestros guerreros (jugadores), cada vez que Macará disputa un partido. La participación en la Libertadores o en la Conmebol nos haría más felices aún, aunque obviamente anhelamos ver a los jugadores de Macará alzar la copa del campeonato nacional, en próximos torneos”, destacó Santiago Aldaz, hincha del conjunto ‘celeste’.

Para él, al igual que para miles de ambateños y tungurahuenses, Macará es el representante del fútbol en Tungurahua y conocen de principio a fin la biografía del club.

“Muchas veces se ha planteado la pregunta de si el equipo será capaz de conseguir una representación internacional o coronarse como el campeón de la serie A, siendo muchas veces negativas las respuestas. No obstante, recordemos que la presente temporada ha sido de las mejores del club ambateño, ha hecho una de sus más grandes participaciones manteniéndose invicto por varias fechas y tiene al goleador indiscutible de la temporada, Juan ‘Búfalo’ Tévez; lo cual hace pensar que la hazaña del Olmedo de Riobamba en el año 2000 podría repetirse, pero esta vez con Macará”, expresó Manuel Rosero, comentarista deportivo de Ambato.

Este domingo (17/09/2017) el equipo ambateño recibirá a El Nacional en el estadio Bellavista para disputar la décima fecha de la serie A del torneo nacional.

“Las exigencias para cada jugador durante los entrenamientos son altas, entrenar en casa propia permite al técnico y preparadores desarrollar a plenitud las potencialidades de cada uno de los ‘guerreros celestes”, señaló Paúl Vélez, director técnico de Macará.

 Cronología

El pasado 25 de agosto Macará cumplió 78 años de existencia. En julio de 1939 un grupo de estudiantes del colegio Bolívar de Ambato, el más antiguo de la ciudad, se reunieron en el tradicional parque Montalvo,  después de que no fueron tomados en cuenta en la selección de la provincia.

 Los jóvenes decidieron participar en un campeonato relámpago con el nombre de Independiente,  formando la primera estructura del club que más adelante sería uno de los más representativos de Tungurahua. Un mes después, ese mismo año tuvieron conversaciones con el capitán del Ejército Galo Molina, quien hizo guarnición en el cantón Macará, de la provincia de Loja, en la defensa del territorio nacional.

Entre las personas reunidas propusieron un nombre y de manera unánime eligieron el de Macará para el equipo, ya que era sinónimo de valentía, victoria y esfuerzo. (I)

Últimas noticias