Martes, 08 Noviembre 2016 00:00 Regional Manabí

Visitantes disfrutaron de puntos como El Murciélago, Santa Marianita, San Mateo y San Lorenzo

Más de 50.000 personas llegaron a Manta durante sus festividades

El viernes y el sábado hubo mayor afluencia de visitantes en la playa El Murciélago.
El viernes y el sábado hubo mayor afluencia de visitantes en la playa El Murciélago. Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

Autoridades locales aseguran que la ciudad retoma a paso rápido su ritmo turístico tras el terremoto. Las plazas hoteleras se llenaron un 95%.

Redacción Regional Manabí

Manta.-

Miguel Rosado, de Buena Fe, partió ayer a la provincia de Los Ríos tras pasar tres días en Manta, Manabí, en el último feriado. Se alojó en el hostal Playita Mía, lugar cuyas 22 habitaciones pasaron llenas en los días de asueto.

Rosado expresó que se sintió bien en el sitio, “además pude ayudar a la reactivación de la ciudad”. Desde el establecimiento de hospedaje, ubicado a pocos pasos de la ‘zona cero’ de Tarqui, disfrutó del paisaje que ofrece el balneario.

Carlos Villacís, recepcionista del hostal mencionado, indicó que estos últimos días de asueto hubo mayor repunte de turismo tras el terremoto. “Todo fluyó como si nada hubiera pasado”, expresó el hombre.

La directora municipal de Turismo, Brenda Terán, indicó que en este feriado “quedó plasmado que Manta es una ciudad que se ha levantado de un terremoto. En menos de siete meses, tuvimos una  afluencia turística lo suficientemente grande como para reactivar económicamente la ciudad”.

Estima que en estos cinco días de feriado, a Manta llegaron más de 50.000 personas. “Los hoteles estuvieron al máximo hasta el 5 de noviembre, cuando alcanzamos el 95% de ocupación. De ahí bajó a 60%, es decir, ya el día que todos los visitantes empezaron a regresar a sus domicilios”.

Mencionó que en Tarqui, donde no había reservaciones previamente a los días de asueto, se superaron las expectativas  en lugares de alojamiento como Playita Mía y Boulevard, además de Malecón Blue y Arena Mar.   

Terán recuerda que luego del 16 de abril, la ciudad quedó inestable en el tema turístico, “pero como parte de la reactivación, reconstrucción, obras y todo lo que se ha venido dando en Manta se vio un cambio. Hubo una etapa en la que no venían turistas por el tema del disfrute, pero arribaban a trabajar a la ciudad en tema de reactivación, esto dio un giro bastante interesante en el tema de alojamiento”.

Acota: “la capacidad hotelera se levanta a buen ritmo. Costó varias semanas llegar a las 5.482 plazas de alojamiento con las que contamos. Antes del Ironman (competencia de triatlón), que fue el 31 de julio, ya teníamos una plaza hotelera suficiente para alojar a quienes vinieron al evento”.

Para la funcionaria, la competencia internacional acentuó la reactivación para los hoteleros, concepto que también maneja el presidente de la Cámara de Turismo de Manta, Esteban Fiallos.

El dirigente gremial explica que conversó con otros socios de la institución y concluyeron que en los hoteles, restaurantes y bares, el movimiento “fue bastante bueno”.

Resaltó que fueron días movidos, con ferias y conciertos. “Quedamos bastante conformes, ojalá hubiera  más feriados así. La cámara busca fomentar, con la Dirección Municipal de Turismo, más actividades para las personas que decidan llegar a Manta”.

Para Fiallos, la iniciativa privada juega un papel importante en el realce del sector turístico. “Ojalá y se cristalicen (varios proyectos), no adelanto mucho porque estamos en conversaciones”.

Lissette Tanquero, directora de Imagen e identidad Corporativa del hotel Balandra, detalla que este establecimiento estuvo lleno todos los días del feriado. “Salimos muy felices”, dice. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense