Manta se integra a la ruta del avistamiento de ballenas jorobadas

| 19 de Agosto de 2017 - 00:00
Cuando la lancha llega a la zona donde se encuentran las ballenas, el capitán baja la velocidad y ahí las personas pueden observar de cerca a los cetáceos.
FOTO: Foto: Rodolfo Párraga / El Telégraf

Desde 2015 una operadora turística de la ciudad puerto realiza tours para observar a los cetáceos, que llegan entre julio y octubre hasta las costas ecuatorianas para aparearse y parir a sus crías.

Génesis (8 años) tiene una mezcla de curiosidad —por descubrir algo nuevo— y nerviosismo. Está inquieta y no deja de preguntarle a su padre, Marco Tayupanta, cuándo verán a las ballenas jorobadas.

Ambos son parte de un grupo de nueve personas que partieron minutos atrás desde la playa de El Murciélago para observar a los cetáceos. Es una actividad poco conocida de Manta, pero que año a año gana espacio, destaca Jorge Mora, representante de la Operadora Spondylus Mora Travel.

Si bien Puerto López es el punto principal a escala nacional para el avistamiento de ballenas, hay otras localidades como Salinas, Ayangue, Santa Rosa y Manta que buscan hacerse un lugar en el mercado.

Mora indica que Manta es uno de los lugares desde donde se puede observar más de cerca a estos gigantes mamíferos. En promedio, poder ver a las ballenas en Puerto López toma una hora, “mientras que en Manta en media hora ya se divisan las primeras”.

Y así fue, cuando transcurrían 25 minutos (5 millas desde la costa) Génesis ya pudo conocer a las ballenas. Hubo pocos saltos, más se observaron colas y los lomos de los animales mientras se movilizaban por el lugar. Desde el sitio todavía se podía observar el perfil costero de Manta y San Mateo.

“Es un viaje corto y muy divertido para llegar hasta donde están las ballenas, mis hijos están encantados”, indica Tayupanta, casado con Geovanna Chulli y que además de Génesis tienen a la pequeña Oana, de 1 año.

Las colombianas Marcela Santos y Tatiana Muñoz también son parte del paseo por la costa mantense para ver ballenas. Ambas están con   el celular en la mano, grabando los detalles del paso de los mamíferos por la cercanía de la lancha.

“El ver ballenas de tan cerca es muy lindo, espectacular... es raro pero lindo. Al tener a esos animales muy grandes tan cerca parece que ya se van a pegar a la lancha y la van a virar, es algo extremo”, destaca Marcela, oriunda de Bogotá, quien vive en Guayaquil desde hace nueve meses y que cogió vacaciones en su trabajo para pasear con su amiga, Tatiana, que está en el país.

Para la visitante, es ideal que el paseo para observar ballenas sea más corto que en otros sitios, ya que así no nos demoramos tanto y podemos regresar rápido para pasar más tiempo en la playa. Ya me habían dicho que Manta es una ciudad muy bonita y es verdad”, acota Muñoz.

El capitán de la embarcación es Juan Pico, quien lleva un mes trabajando en la operadora turística y resalta que “la llegada de turistas en agosto es muy alta y que se ha notado mucha diferencia en comparación con julio, especialmente por las vacaciones de las personas de la Sierra”.

En Manta, solo la Operadora Spondylus Mora Travel está habilitada para dar los recorridos del avistamiento, pero el objetivo es que más personas se capaciten para dar el servicio, destaca Brenda Terán, directora de turismo del GAD de Manta. Los permisos y capacitaciones están a cargo del Ministerio de Turismo, el departamento de Turismo del Municipio y la Capitanía del Puerto.

El paseo cuesta $ 15 en una lancha y $ 25 en un yate. “Damos los dos precios para que los clientes cojan la opción que más les convenga. En el paseo la atención es de primera, con buena música y un refrigerio (en el caso del yate)”, indica Mora, quien pasa el día enganchando clientes en El Murciélago.

La funcionaria Terán destaca que está en proyecto tener un muelle flotante para que las embarcaciones atraquen en El Murciélago. “El muelle de zarpe sería desde el espigón del Umiña, para que los turistas tengan mayores facilidades”.

Terán destaca que el avistamiento de ballenas es una actividad que potencia el turismo en Manta. “Cada vez brindamos más actividades, para que así las personas no solo vengan durante un día, sino que se puedan quedar y disfrutar de nuestra hermosa ciudad”. (I)