Los García Cando buscan aportar en la nutrición con La Manteña

| 21 de Enero de 2017 - 00:00
Los esposos mantenses Javier García y Jesenia Cando elaboran la leche de soya en Jaramijó.
FOTO: Fotos: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

Jesenia Cando ha hecho un paréntesis en su vida de profesora. Desde mayo de 2015 ‘entró de lleno’ al reto de levantar un negocio familiar. Antes había conversado de ese proyecto muy convencida con su esposo, Javier García.

Ella sabía hacer leche de soya, tenía claras cuáles eran las propiedades nutricionales y los beneficios de este producto; así que vio como una buena opción producirla para el negocio. Lo hizo con el nombre La Manteña.

“Es un producto muy nutricional. En vista de la necesidad que tiene la gente de querer verse cada día saludable, comenzamos el emprendimiento”, destaca la mujer mientras se alista a poner la soya en el molino eléctrico.  

La producción se realiza en el sector Santa Cecilia de Jaramijó. Ahí tienen las herramientas para la producción que se hace los lunes, miércoles y viernes de 07:00 a 10:30.  Cuando esta pareja de  esposos inició el negocio hacía 20 litros a la semana, ahora producen 100 litros diarios.

La elaboración empieza con la selección de la soya;  luego la remojan entre 6 y 12 horas. La lavan nuevamente, le sacan el líquido y pasa al molino eléctrico, donde se coloca agua para licuarla. Después va a la olla para hervirla durante una hora. Se agregan especias para posteriormente cernirla con ayuda de un lienzo, se deja enfriar la preparación y finalmente se la embotella.

A Jesenia y Javier les ayuda en el proceso su amiga Karina Hernández.  Para Javier este negocio les ha abierto las puertas.

“Realmente es una oportunidad de trabajo y de vida, saber que podemos dar buena alimentación, salud y nutrición a las personas y, por ende, trabajo, destaca el hombre.

Jesenia comenta que Mery Chong, subdirectora de Desarrollo Económico y Productivo del Municipio de Manta, les apoyó para poder distribuir el producto y con asesoramiento de imagen y calidad.

Luego recibieron el respaldo de Fomento Productivo de la Prefectura de Manabí a través de Linda Chong y Juan Carlos Chávez. Este último, que es coordinador de la Unidad de Comercialización y Emprendimiento de la Prefectura,  motivó a los esposos García Cando a hacer la leche, pero con sabores  para que pudieran innovar.

Ahora tienen también leche de coco, piña, chocolate y frutilla. Se  vende al público en botellas de 500 ml a $ 1,  y al por mayor cuesta $ 0,75. Se distribuye en tiendas, gimnasios, panaderías y restaurantes de Manta. “Queremos producir para vender a todas las provincias, esa es nuestra meta”. Están a punto de recibir la Notificación Sanitaria de La Manteña.

“Con eso vamos a sacar nuestro producto de 250 ml, 400 ml y un litro”. En un lugar muy frío la leche sin preservantes dura de 18 a 20 días, pero con el químico (benzoato de potasio) que van a agregar durará un mes.  Juan Carlos Chávez, funcionario de la Prefectura, explica que en Manta han asesorado a 20 emprendedores de varios productos.

“Tenemos un staff como el de alimentos que se encarga de las notificaciones; otro agroindustrial que se ocupa de las microempresas y asociaciones; y el diseñador gráfico que ayuda en cambio de imagen, etiquetas y diseños”. Además el emprendedor tiene la posibilidad de exhibir su producto en islas de centros comerciales. (I)