Sábado, 15 Octubre 2016 00:00 Regional Manabí

En Montecristi, el negocio del ladrillo baja su ritmo

Ladrilleras como las asentadas en Colinas de El Porvenir están activas, pese a que bajó la demanda.
Ladrilleras como las asentadas en Colinas de El Porvenir están activas, pese a que bajó la demanda. Fotos: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

Los meses de ventas altas fueron junio y julio. Las fábricas actualmente guardan mercadería antes del invierno.

Vivian Zambrano

Alfredo Piloso sacude sus manos para retirar el polvo que le quedó luego de mezclar tierra arcillosa, aserrín y agua. Con ese lodo armó, junto a sus compañeros, centenares de ladrillos durante la jornada.

El hombre llega a su lugar de trabajo, la ladrillera de Marcos Chávez, en el sector Colinas de El Porvenir en Montecristi (vía a Portoviejo) a las 04:00 y termina casi a las 10:00, la mayoría de veces bajo un cálido sol. Sentado al lado de un horno estira los pies y cuenta que la venta del producto ha bajado. Cerca de su sitio de trabajo hay otras 10 ladrilleras.

Rafael Holguín, compañero de labores de Piloso, explica que “el negocio de la venta de ladrillos comenzó a bajar hace 3 semanas”.

Los mejores meses fueron junio y julio, cuando el millar del producto subió a $ 120. La demanda surgió luego del terremoto del 16 de abril, pero en estos días ha decaído.

Esa misma cantidad en esta ladrillera cuesta ahora $ 100, cuenta Holguín, mientras despacha 700 ladrillos ($ 70).

“Cuando estaba bueno (el negocio) se quemaba cada 2 semanas, ahora han pasado 5 semanas y no quemamos, porque no se vende”.

Carlos Chávez lleva poco tiempo como compañero de Holguín. Vio en esta actividad una oportunidad de laborar, estuvo 3 meses sin trabajo y espera que vuelva a despuntar el negocio, lo cual favorecerá a todos.

A pocos metros del negocio de Marcos Chávez está la fábrica de ladrillos de Nicolás Delgado. William Guaranda, de 51 años, quien tiene 3 décadas de experiencia en el oficio,  trabaja ahí. Él cuenta que entre junio y julio, en la fábrica, se vendían semanalmente de 40 mil a 50 mil ladrillos, pero “ahora solo se expenden unos 7 mil”. Antes tenían 8 trabajadores, ahora solo 3. El precio del millar de ladrillos —indica— está en $ 110 y no va a bajar, pese a que hay pocos pedidos.

Por el momento se sigue quemando, porque se aproxima el invierno (cuando la producción se para por las lluvias) y esperan tener mercadería guardada para abastecer las necesidades de los clientes.  

“En el invierno se trabaja poco, hay que tener plástico, comprar madera para que las lluvias no mojen los ladrillos”, dice Guaranda.

La jornada para un obrero en las ladrilleras de Montecristi representa $ 15; en promedio elaboran 500 ladrillos. Beatriz Delgado y Lizeth López también reciben esta ganancia. Ellas se encargan de armar el horno para cocinar el producto.

Delgado, madre de 4 hijos, retomó la actividad en febrero, tras estar sin trabajo por descanso médico. Su jornada es de 07:30 a 15:00. Hubo semanas en que llegó a ganar $ 180, pero ese monto disminuyó por las ventas bajas.

En Cárcel de Montecristi se vive la misma situación. Yefrey Ponce, experto en quemar, detalla que desde hace más de mes y medio comenzó a declinar el negocio. “Hay mucha competencia”, asegura.  

Indica que la camionada de leña que se utiliza para quemar el producto llega desde Santa Ana y ha subido a $ 250. “Para un horno de 3 bocas se necesitan 3 camionadas, se fabrican 20 mil ladrillos y la ganancia es mínima”.

En Cárcel de Montecristi es el sector donde más ladrilleras hay. “Son más de 100 negocios, los habitantes viven de esta actividad”, señala Ponce. Todos ahí esperan que el comercio repunte nuevamente con la reconstrucción de viviendas, afectadas por el terremoto.

Montecristi es considerado uno de los cantones que inició la fabricación de ladrillos en Manabí,  destaca el historiador Joselías Sánchez.  Comenzó en el sitio Cárcel. Él recuerda que de niño, cuando iba a esta comunidad con su padre, vio elaborar este producto.

“Había una poza que se hacía en los inviernos y era aprovechada para darle fortaleza a las ladrilleras”, manifiesta. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense