Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Regional Manabí

El terremoto aún golpea al turismo en Pedernales

Son pocas las personas que acuden a la playa de Pedernales para disfrutar del mar. Quienes visitan la ciudad lo hacen mayormente por trabajo.
Son pocas las personas que acuden a la playa de Pedernales para disfrutar del mar. Quienes visitan la ciudad lo hacen mayormente por trabajo. Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

La falta de visitantes es uno de los problemas en la localidad, que apunta a la reactivación económica.

Redacción Regional Manabí

En el malecón de Pedernales se encuentra, sin duda, la vista más hermosa de la localidad. Al bajar la loma se observa el mar en su esplendor. Palmeras, chozas y lanchas en la arena son parte de la dinámica del área.

La palabra Pedernales, en letras coloridas, contrasta favorablemente en el lugar. Este punto es uno de los preferidos por quienes llegan para hacerse fotos.

Pero los turistas son mínimos desde que se produjo el terremoto, el 16 de abril pasado. En los últimos 5 meses, el arribo de personas se redujo.

Pocos minutos antes del mediodía, cuando el sol pega con fuerza, hay menos de 10 personas en la arena. En su mayoría son comerciantes locales que trabajan con el turismo.

De visitantes están el quiteño Santiago Jurado y 3 personas más. Él llegó desde la capital para disfrutar del mar y visitar a unos familiares en Manabí.

“Esta es la playa a la que siempre he venido y en estos días hay mucho menos turismo que antes. Llegué a las 09:00 y no había nadie. Anteriormente hubiese encontrado más de 10 personas en la playa desde las 07:00”.

Asegura que el desarrollo de la localidad va por buen camino. Destaca el comercio en el centro de la urbe. “Esta gente sale adelante día a día. Pedernales está avanzado en comparación con otras localidades como Jama o Canoa. Lo malo es que no están llegando turistas”.

Angie Delgado administra el hotel Mr. Robert y cuenta que las 28 habitaciones del negocio se han llenado en varias ocasiones durante las últimas semanas, “pero  los turistas son pocos, la mayoría son personas vinculadas a los trabajos de reconstrucción. El sector turístico no se ha levantado tan rápido como el comercio”.

La estructura del hotel fue una de las pocas que resistió debido al tipo de construcción. “Las personas llegan con confianza acá, porque saben que tenemos una buena estructura, que no se cayó con el terremoto. Nuestras paredes son de gypsum, por lo que no generan ningún peligro para nuestros clientes”.

Indira Puertas, directora del Departamento de Turismo de Pedernales, indica que hay 23 hoteles, hostales y cabañas en funcionamiento. “Además, la plaza hotelera de Cojimíes (28 establecimientos) está intacta. Sí tenemos lugares para recibir a quienes quieran llegar a Pedernales para hacer turismo”.

Previo al terremoto, en el cantón había 2 mil plazas disponibles para los visitantes. En la actualidad, la cifra se ha reducido a 950, debido a los negocios caídos o que deben realizar algún tipo de arreglo por el terremoto.

“Ya hay hoteles que están en reconstrucción”, acota Puertas, quien asegura que agosto fue el mejor mes desde el 16 de abril con respecto a la llegada de turistas.

“Agosto es nuestro mes del turismo, es algo que venimos promocionando hace algún tiempo. Este año llegaron 9 mil personas, las que dinamizaron al sector. Nos quedamos cortos en comparación al año pasado, cuando hubo 15 mil personas, pero fue un repunte considerando el tema del terremoto”.

La funcionaria comenta que en los primeros 3 meses posteriores al sismo hubo visitantes “que llegaban por curiosidad, para ver cómo había quedado Pedernales después del terremoto y que han visto cómo día a día se levantan”.

La zona hotelera de la playa fue la más afectada. El hotel Lastmar, de 4 estrellas, fue uno de los que mayores daños tuvieron. Su estructura, de 7 pisos, es una de las 12 que están a la espera de ser demolidas en la ciudad.

“Las donaciones ya se acabaron, ahora hay que activarse, los ecuatorianos deben aplicar un turismo solidario, para ayudar a reactivar a las zonas afectadas por el terremoto. Lo bueno es que Pedernales se reactiva día a día”.

Una de las actividades que mayor cantidad de personas atrajo fue el Festival del Robalo y la Corvina, realizado el 27 de agosto.

“Es un evento muy tradicional para nosotros”, resalta Puertas, quien explica que “mientras los pescadores intentan atrapar a los peces más grandes en el estuario del río Cojimíes (pesca deportiva), en tierra se elige el mejor plato típico y a la reina del festival”.

Leonardo Hidalgo, director de turismo de la Prefectura de Manabí, manifiesta que “la realización de estos festivales dinamiza la economía local, genera recursos para los lugareños y levanta el ánimo de la población”.

Para el próximo feriado de noviembre, el Municipio prepara diversas actividades. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense