El sabor y las delicias manabitas se concentrarán en la calle Pichincha

- 11 de febrero de 2017 - 00:00
Isidora Mero vende desde hace 2 años en la calle Pichincha almuerzos y empanadas venezolanas.
Foto: Leiberg Santos / El Telégrafo

Durante estos últimos meses, Juan Daniel Cedeño ha liderado un proyecto para convertir a la avenida Pichincha de Montecristi en la ‘Calle del sabor’.

Compartió esa idea con 8 compañeros comerciantes asentados en la arteria y con los dirigentes del Club Pichincha. Con ellos presentó la propuesta al Gobierno local la semana pasada.

“Se trata de un proyecto muy ambicioso. Consiste en que esta calle sea regenerada turísticamente (adoquinamiento, colocación de banquetas, palmeras y  luces ornamentales), y que más personas se sumen a emprender negocios de comida, tanto de día como de noche”, expresa Cedeño.

El comerciante tiene un local (en su casa) en el que vende ceviches y encebollados, a los cuales llama 7,8 (como la magnitud del terremoto del 16 de abril), “porque son recargados debido a la combinación de mariscos”. Allí atiende a diario.

“El objetivo principal es dar a conocer nuestra cultura gastronómica, dinamizar y reactivar la economía del cantón, sobre todo en esta calle, y también incentivar el turismo local y nacional”.

En la vía, de lunes a viernes se venden también almuerzos, y los fines de semana los visitantes pueden encontrar hornado de chancho, empanadas venezolanas, hallacas, tortillas de maíz, dulces y más. La calle se enlaza con el Parque Lúdico, un lugar muy visitado en el cantón.

El martes pasado, los comerciantes dialogaron con el alcalde Ricardo Quijije. “Él vio con buenos ojos la propuesta y se comprometió a apoyarnos. Va a regenerar la calle  y a arreglar la cancha con cubierta”.

Herbart Zambrano, funcionario municipal, destacó que la semana anterior se realizó en la localidad una minga. En el trabajo participaron los moradores y el personal de la dirección de Higiene y Salubridad. “Además, se les enviará una comunicación a los dueños de terrenos baldíos para que los cerquen”, refiere Zambrano.

Explica que el Municipio hará próximamente el arreglo de aceras y bordillos, luego de que el Alcalde autorizara al director de Obras Públicas, José Delgado, que hiciera un levantamiento de información, para ver si también colocan adoquines.

“Lo que sí se va a hacer es la intervención rápida en la cancha. Quedará una calle regenerada. El GAD se comprometió además a  ayudar en el tema de publicidad y a colocar un letrero o un banner en cada uno de los locales”.

Esta arteria es reconocida porque desde hace más de 30 años se realiza allí, en octubre, el festival de comida criolla.

La comerciante Ana Alvarado señala que el proyecto les ayudará bastante, ya que acudirían más personas a servirse lo que venden.  Desde hace varios años, ella prepara (los domingos) hornado de chancho, con ensalada y plátano. Vende las porciones a $ 2 y a $ 2,50.  

Su vecina, Isidora Mero, coincide con Alvarado en que el mejoramiento de la vía será algo muy bueno para el turismo. Mero vende almuerzos a $ 3 y empanadas venezolanas, las que aprendió a hacer durante los 43 años que permaneció en ese país.

Édgar Mero, dueño de la Picantería Montecristi, resalta que la regeneración “dará mayor empuje a la zona y atraerá a los turistas que se  quedarán satisfechos con la gastronomía del sitio”. (I)
8

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: