Sábado, 24 Septiembre 2016 00:00 Regional Manabí

Los sistemas sanitarios, eléctricos y de alcantarillado de la infraestructura serán revisados

Comerciantes de Manta ocupan la calle 17

Los comerciantes evacuaron el edificio del mercado mientras se realizan las readecuaciones.
Los comerciantes evacuaron el edificio del mercado mientras se realizan las readecuaciones. Foto: Leiberg Santos / El Telégrafo

Como consecuencia del terremoto, el Mercado Central resultó afectado. La obra estará lista en 90 días, tiempo en el que los mercaderes estarán en las afueras del lugar y en el Coliseo de los Obreros.

Redacción Regional Manabí

Alipio Álava lleva 30 años trabajando en el Mercado Central de Manta vendiendo pollo. En días pasados evacuó el edificio para dirigirse hasta el Coliseo de los Obreros, debido a las readecuaciones que se realizan en la estructura del centro de abastos, tras los daños sufridos por el terremoto.

El comerciante recuerda que ya ocupó esa área hace 8 años, cuando salió del lugar porque en ese tiempo la edificación iba a ser remodelada. “No nos toma de sorpresa este traslado, simplemente debemos acatar la disposición y trabajar”.

Walter Hoppe, administrador del mercado, mencionó que, con el sismo, los mayores daños se dieron en la planta alta; también en equipos como la escalera eléctrica y el generador. Este último, luego del cataclismo, fue utilizado varios días de manera continua, lo que aceleró su deterioro.

“Se está implementando un generador nuevo. Los sistemas sanitarios, eléctricos y de alcantarillado tenían varios años sin revisarse y ahora estamos aprovechando esta situación, para implementar las mejoras que se necesiten”, explicó el funcionario.

La primera planta alta fue evacuada a raíz del sismo y quienes estaban ahí, que eran 130 comerciantes (en área de frutas, verduras, proteicos y comedores), se los ubicó en los alrededores del mercado.

Uno de ellos es Jorge Luis Cedeño, vendedor de quesos. “Mi espacio se cuarteó”, acotó el comerciante.  

Hace dos semanas iniciaron los trabajos de reconstrucción en la planta alta. Para poder cumplir con el tiempo estipulado de entrega de la obra (en 90 días), los mercaderes que ocupaban la parte baja salieron hacia el Coliseo de los Obreros.

En esa nueva ubicación están los vendedores de carnes, mariscos y abarrotes, además de comedores y baños.

Los que venden verduras, que estaban en la avenida 15, pasaron a ocupar parte de la 17. La obra de reconstrucción está a cargo de la profesional Gabriela Intriago, que es la contratista asignada por la aseguradora Rocafuerte.

El alcalde Jorge Zambrano manifestó que el seguro les entregó $ 1’000.000 y con ese dinero contrataron la reconstrucción de la obra.

El tema fue socializado en días pasados con los mercaderes, quienes acudieron a una asamblea para definir la reubicación en el coliseo y en la avenida 17 y calle 12. “No queremos afectar a nadie, queremos que todo mundo entienda que es una necesidad de ciudad, que estamos en esta obligación de readecuar el mercado”, destacó Hoppe.

La comerciante de jugos María Baque destaca que extraña la planta alta del centro de abastos, donde tenía su negocio. “Cuando estaba ahí vendía más. Aquí, en los exteriores, he encontrado mucha competencia. Lo que queda ahora es tener paciencia hasta regresar”.

Carmen Álava, quien tiene una tienda de abarrotes en  el coliseo, expresa que muchos de sus clientes se mantienen, a pesar de los cambios.

Al mercado, luego del sismo, llegaron 30 comerciantes que no son parte de la nómina (antes estaban en Tarqui), no obstante, la administración los está ayudando. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense