Superliga argentina empieza sin TV gratuita

| 25 de Agosto de 2017 - 00:00

La primera fecha del campeonato, en la que intervendrán 28 equipos, se jugará entre hoy y el lunes. Para acceder a este servicio los aficionados deberán pagar unos $ 70 mensuales.

La nueva Superliga argentina arranca hoy con 28 equipos, más dinero para repartir entre los clubes  ‘grandes’ y el fin de la televisación gratuita después de 8 años de Fútbol para Todos. El campeonato comienza hoy con dos partidos: Tigre-Vélez y Banfield-Belgrano.

¿Pero qué es la Superliga? Una iniciativa de los clubes argentinos para salir de la crisis emulando a las grandes ligas europeas que gestionan sus propios torneos y comercializan la transmisión de los partidos con cadenas internacionales para recaudar más dinero. Y además se pretende profesionalizar aún más la organización y exigir cero deudas a los clubes bajo pena de sanciones.

El primer paso fue cumplido: ya se conocen las fechas y horarios de todos los encuentros de las primeras 12 fechas del torneo, un fuerte contraste con la enorme desorganización que reinó en el fútbol argentino hasta el último campeonato con cambios de fechas y horarios de último momento. Además, no se dejará jugar a los clubes con deudas a sus futbolistas. Ese es el caso del popular Newells de Rosario, del que es hincha Lionel Messi, al que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) prometió ayuda económica para que pueda saldar una deuda de 25 millones de pesos ($ 1,4 millones) con futbolistas argentinos agremiados.

¿Y cuál será el rol de la AFA en el fútbol argentino? Se seguirá encargando de la designación de árbitros y de fijar sanciones disciplinarias a los jugadores, además de la organización de los torneos de ascenso y de la selección nacional, pero no tendrá incidencia en la comercialización de los partidos del campeonato de primera división.

La Superliga estará a cargo de los clubes de primera. En el torneo habrá cuatro descensos y solo dos equipos ascenderán del Nacional B (segunda división) en un intento por fijar en 20 o 22 el número de participantes en los próximos años.

Las cadenas internacionales Fox y Turner serán las encargadas de transmitir por cable y previo pago de un canon todos los partidos de la fecha. Llega así a su fin, después de ocho años de televisación gratuita por distintos canales de aire, el programa Fútbol para Todos, creado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en 2009, con fondos del Estado.

El actual presidente Mauricio Macri había prometido en su campaña electoral mantener la gratuidad de la transmisión del fútbol argentino, pero al asumir cambió de opinión y anunció que el Estado dejaría de financiarlo. 

 Fox y Turner se quedaron con los derechos de TV por 3.200 millones de pesos por año ($ 182 millones). Pero la repartición de ese dinero entre los clubes beneficiará en especial a Boca Juniors y River Plate, los dos ‘monstruos’ del fútbol local, seguidos en un escalón más abajo por los otros tres ‘grandes’: Racing-Independiente y San Lorenzo y Vélez.

En un pelotón detrás aparece el resto, por lo que ya son muchos los que advierten que el torneo pronto será dominado por dos equipos como sucede en la liga de España.

Hasta ahora, más allá del mayor poderío económico de los grandes clubes, el fútbol argentino se había caracterizado por su imprevisibilidad con más de 10 equipos que se han coronado campeones en los últimos 15 años, entre ellos humildes instituciones, como Arsenal, Argentinos Jrs. Banfield y Lanús. Pero con el nuevo modelo se teme que el festejo sea una simple competencia entre dos y un tercero de menor peso que pueda colarse, como sucede en la liga española con Real Madrid, FC Barcelona y Atlético Madrid.

Además, la Superliga amenaza con sepultar a los equipos más chicos, los del ascenso. El balompié argentino está dividido en cinco categorías y desde la tercera divisional se bifurca entre torneos del interior y de la zona metropolitana de Buenos Aires. Los dirigentes del ascenso han advertido que el nuevo formato podrá significar la desaparición de estos clubes.

¿Y los hinchas? Los fanáticos deberán estar abonados a un sistema de TV por cable de alta definición y deberán desembolsar cada  mes unos $ 70, en un país donde uno de cada tres argentinos está en la pobreza. (I)