Sábado, 28 Enero 2017 00:00 Fútbol Internacional

La 'Tri' se despidió de Riobamba tras clasificarse al hexagonal

Los seleccionados se mostraron distendidos antes de emprender su viaje de regreso a Quito.
Los seleccionados se mostraron distendidos antes de emprender su viaje de regreso a Quito. Fotos: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El equipo nacional retornó ayer a Quito para planificar su primer partido de la fase final del Sudamericano ante Brasil. El optimismo marcó el viaje de regreso.

Andrés Granizo

La selección ecuatoriana sub-20 dejó ayer Riobamba luego de 15 días de concentración en la capital de Chimborazo. Con la clasificación asegurada al hexagonal final del Sudamericano, la alegría y la tranquilidad se reflejaron en el último día de estadía en dicha ciudad.

El equipo nacional se alojó durante toda su participación en el grupo A en la hostería El Toril, a unos 10 minutos del estadio Olímpico de Riobamba. En el lugar, donde destacan las cabañas rústicas, los seleccionados desayunaron y enseguida se alistaron para tomar el bus de retorno a Quito. El transporte de la selección siempre tuvo una bandera nacional en el frente y se leía la palabra Riobamba sobre ella.

Unos pocos aficionados llegaron la mañana de ayer hasta el lugar para despedirse de los futbolistas, además de fotografiarse y llenar sus camisetas de autógrafos. Una de ellas era Keyrla Bonilla, de 14 años y su amiga Cayetana Del Castillo, de 8. Ellas llegaron con unos familiares, pero las más pequeñas eran las más entusiastas por ver a los jugadores; su favorito era el manabita Jordan Sierra. Mientras esperaban, uno de los primeros en aparecer fue Jordy Caicedo, acompañado por el defensa Félix Torres. Él llevaba consigo un gran parlante y puso a todo volumen reguetón. Con la cabeza seguía el ritmo de la música y se subió al bus para ganar uno de los últimos puestos.

Sierra, después de firmar las camisetas y tomarse fotografías, se mostró contento con el primer paso que logró el equipo. “Aún no estamos conformes, pero sí más tranquilos por acceder a la parte final. Queremos mejorar nuestro fútbol e incrementar nuestro rendimiento para poder clasificar al Mundial”, dijo el volante central.

El primer partido será el lunes contra Brasil, rival con el que cayó la ‘Tricolor’ en el primer partido de la fase de grupos. “Será como una revancha para nosotros, porque hicimos un buen partido pero nos quedamos con un hombre menos. Ya conocemos bien el juego de ellos”, agregó el volante.

Kevin Minda, que actúa como defensa central, pero que jugó como lateral derecho por disposición del técnico Xavier Rodríguez, tiene confianza en que la selección pueda mostrar un mejor juego en la cancha del estadio Atahualpa. “Tenemos que mantener la intensidad. Paraguay nos marcó muy temprano en el segundo tiempo y luego se dedicó a tirar pelotazos. Sabíamos que ese era su juego; quisimos cerrar el partido con un tercer gol pero no pudimos marcar”, analizó Minda.  

El coordinador de la ‘Tri’, Pedro Mauricio Muñoz, apuraba a los futbolistas para que ingresen al autobús, pero los aficionados los detenían para compartir unos segundos. Bryan Cabezas fue uno de ellos, pero evitó hablar con la prensa. Dijo que las molestias en su cabeza aún persisten y subió al bus junto a sus compañeros. A pesar de que en los exámenes que le realizaron no se detectó algún problema, al retorno a Quito le harán otra evaluación.

Los empleados de la hostería también querían despedirse de ellos. “Fueron 15 días intensos, porque debíamos atender todos los requerimientos, pero fue agradable”, contó Luis Panata, que trabaja en el lugar como mesero. Detalló que la dieta de los seleccionados destacaba por la gran cantidad de vegetales y carne blanca como pollo o pescado. Junto a la hostería funciona el hospital Oriental, donde los futbolistas acudían para hacerse masajes y otras revisiones tras los cotejos. Ángela Logroño, enfermera del lugar, estaba triste porque se acabó la estancia del equipo en Riobamba. “Ellos siempre fueron muy amables con todo el personal. Fue emocionante compartir estos días con ellos, pero también algo de tristeza. Yo no pude ir a ningún partido porque estuve de turno, pero sí seguí la campaña de ellos”.

Dentro del bus, Torres continuó como el ‘DJ’ con su gran parlante. Ante la negativa del conductor del vehículo para que el fotógrafo realice tomas en el interior, el portero Gabriel Carabalí tomó la cámara y retrató a sus compañeros, que con felicidad bromearon ante el arquero.

El último en salir fue el golero José Gabriel Cevallos y uno de los más solicitados. El capitán de la selección se mostró optimista de cara al inicio del sextangular; su deseo es lograr el campeonato y concretar una nueva clasificación. Para él sería su segundo Mundial, luego de disputar el sub-17 en Chile hace dos años. (I)  

-----------------------------

Sudamericanos, en la mira de los cazatalentos

La fantasía, la pasión y la magia de los jóvenes futbolistas sudamericanos concentran la atención de decenas de cazatalentos extranjeros en el campeonato regional Sub-20 de Ecuador, para ficharlos principalmente en Europa.

“¡La magia, el talento está acá!”, dice Luis Felipe Posso, representante de los mediocampistas colombianos Wilmar Barrios (Boca Juniors, Argentina) y Guillermo Celis (Benfica, Portugal). “Siempre los mejores jugadores de Sudamérica son las figuras en Europa, y seguirá siendo así”, agregó.

Alessandro de Rossignoli, otro de los tantos ‘football agent’ que desde los graderíos de estadios ecuatorianos por ahora buscan nuevas estrellas, señaló que el futbolista sudamericano es una “atracción” porque “tiene una fantasía en la cancha que el europeo carece”.

“El sudamericano nace jugando, lleva el fútbol en su sangre”, expresó De Rossignoli, quien forma parte de un nutrido grupo de ‘cazatalentos’ italianos que llegaron al certamen ‘Juventud de América’ y en el que destaca Gianni di Marzio, extécnico del Palermo y del Napoli de Diego Maradona. “Encontramos lo que el fútbol necesita: inteligencia, juego táctico, de fantasía, velocidad, pasión”, sostuvo di Marzio, ‘chief scout’ del equipo inglés Queens Park Rangers.

Durante el torneo regional, con cuatro plazas para el Mundial Sub-20 de Corea del Sur-2017, buena parte de los 230 jugadores inscritos dejan ver sus cualidades, como el poder que tiene para definir del argentino Marcelo Torres (Boca Juniors) (foto), máximo artillero del torneo. Entre los ‘observadores’ acreditados para la competición tampoco pasa desapercibida la finta del volante brasileño Caio Henrique (Atlético Madrid, España) a la hora de avanzar y cómo dribla el colombiano Ever Valencia para eludir a los adversarios en pos del gol.

“Es el talento que tienen, no hay duda. En Europa no hay muchos así”, expresó a su vez Jose Laranjeira, enviado del Sporting de Portugal, añadiendo que otro factor que favorece al futbolista sudamericano para emigrar es que “a nivel financiero es más accesible que muchos europeos, y eso es importante”. “El precio es bajo, pero si no tiene calidad no interesa”, declaró Laranjeira de manera tajante en el estadio Olímpico de Riobamba, una de las sedes del Sudamericano Sub-20.

Mientras evalúa el tanto de Valencia con el que Colombia venció por 1-0 al poderoso Brasil, Posso remarca: “Este tipo de torneos definitivamente son una vitrina para los muchachos, seguro que sí. Si usted ve aquí, hay por lo menos 50 (agentes de) equipos europeos y 50 mánager de jugadores. Aquí están representados todos los clubes grandes de Europa, todos”. Los exploradores intentan pasar inadvertidos en los escenarios, pero son tantos que se entrecruzan con alineaciones y apuntes en mano. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Promo Facebook

Twitter

Twitter @Fanatico_ET