Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Fútbol Internacional

Giovanni, un delantero astuto al que no le pesa el apellido Simeone

El Génova ha cotizado a Giovanni Simeone en $ 30 millones. La Juventus sigue de cerca su desempeño y podría ficharlo en el próximo mercado de transferencias. De su padre heredó la rabia, testarudez y determinación.
El Génova ha cotizado a Giovanni Simeone en $ 30 millones. La Juventus sigue de cerca su desempeño y podría ficharlo en el próximo mercado de transferencias. De su padre heredó la rabia, testarudez y determinación. Foto: AFP

El hijo del ‘Cholo’ ha marcado 10 tantos con el Génova de Italia en su primera experiencia en el fútbol europeo. Se formó en River Plate.

AFP

El apellido Simeone puede ser en principio un impulso para cualquier futbolista que comience su carrera; no así para Giovanni, el primogénito del ‘Cholo’, que en su debut en Europa, en las filas del Génova italiano, ya lleva marcados 10 goles. Promedia un gol cada dos partidos  y, de seguir así hasta mayo próximo, podría batir los números del Gonzalo ‘Pipita’ Higuaín.  

El pasado 27 de noviembre, los entendidos del fútbol en Italia tuvieron un ‘déjà vu’: un miembro de la familia Simeone volvía a vencer con sus tantos a la Juventus de Turín.

Unos 17 años antes, en abril del año 2000, el ‘Cholo’ marcaba el 1-0 definitivo que sirvió para que su equipo de entonces, el Lazio, ganara a la Juventus y se alzase semanas después con el ‘Scudetto’.

De vuelta a 2016, fue Simeone hijo, de 21 años, el que doblegó a los juventinos con un doblete (3-1). “Hablé con él esta semana y me dijo que los Simeone llevamos en la sangre marcar a la Juventus”, explicó con humor Giovanni en la rueda de prensa posterior a ese decisivo partido.

Teniendo en cuenta que con ese apellido el anonimato era imposible, Giovanni -que llegó procedente del River Plate a cambio de algo menos de $ 6 millones- se ha creado un nombre a base de goles. Aunque es nacido en Madrid, Simeone ya conocía Italia por haber vivido de niño en Roma y Milán, donde su padre desarrolló parte de su carrera como futbolista profesional.  

“Me acuerdo de él (de Giovanni) durante el año del ‘Scudetto’. Tenía cuatro o cinco años, venía al campo con su padre. Solo quería agarrar el balón e interrumpía con frecuencia los entrenamientos”, recordaba en enero el actual entrenador del Lazio, Simone Inzaghi, entonces delantero del club romano.  

El apellido de Simeone, por contra, no siempre fue sinónimo de cosas buenas para Giovanni. “Cuando tenía 12 o 13 años, a mi llegada a las categorías inferiores de River, muchos compañeros de equipo pensaban que estaba ahí solo por ser hijo de quien era. No me consideraban uno de ellos”, reconoce el joven futbolista. Algo que en cualquier caso no amedrentó al delantero, pues no es propio de su familia darse por vencido rápidamente.    

De su padre, apunta Giovanni en ese sentido, “heredé la determinación, la testarudez y la rabia”, además de un consejo: “el esfuerzo es la única cosa que no se negocia en el fútbol”, cuenta.               

Por lo demás, el hijo del ‘Cholo’ lo tiene claro. “Las comparaciones con él no tienen sentido, somos dos jugadores completamente diferentes”, apunta el delantero.   

Su padre fue un centrocampista que abarcaba grandes parcelas de terreno mientras que él es un atacante rápido, astuto y que ve puerta con facilidad, al tiempo que reconoce inspirarse en la figura del también argentino Mauro Icardi, delantero -como él- y capitán del Inter de Milán a sus 23 años.

El presidente del Génova, Enrico Preziosi, que valora a Giovanni en torno a los $ 30 millones, busca hacer de él una suerte de “Filippo Inzaghi más técnico y trabajador”. “Le veo en la Juventus de aquí a unos años. Tiene números de gran jugador”, asegura Preziosi.  

Son precisamente estos números los que invitan a la comparación constante con Simeone padre, jugador y entrenador de éxito en las filas del Atlético de Madrid.

“El apellido no es un peso, es un motivo de orgullo”, asegura Giovanni, al que a veces llaman ‘Cholito’.  Cuestionado por ese apodo, el delantero se faja como hace en el campo. “¿Cholito?, llamadme Gio”, zanja. (I)

ENLACE CORTO

Promo Facebook

Twitter

Twitter @Fanatico_ET