Ernesto Vecchio, el primer entrenador de Messi, falleció en Argentina

| 29 de Enero de 2017 - 00:00
Vecchio siguió ligado a Newells Old Boys, en el que trabajó durante 28 años, pero su verdadera profesión era mecánico automotriz.
FOTO: Foto: AFP

El deceso del profesor de fútbol fue repentino, informó Newells Old Boys en un comunicado. Conoció al astro del FC Barcelona cuando apenas tenía 7 años.

Lionel Messi recibió una triste noticia desde su Rosario natal. Ernesto Vecchio, su primer entrenador en el club de sus amores, Newells Old Boys, murió de manera repentina a los 65 años.

Su deceso se produjo el viernes pasado y la noticia fue divulgada por el club rosarino en su cuenta oficial de Twitter: “Lamentamos el fallecimiento de Ernesto Vecchio, profesor de Malvinas y quien fuera DT de Lionel Messi en sus inicios, enviamos nuestras condolencias a su familia”, decía el tuit.

Malvinas se llama precisamente la Escuela de Fútbol Infantil de ‘Ñuls’, como se conoce popularmente al club que Messi abrazó de niño en la ciudad de Rosario, 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Vecchio fue el primer director técnico que tuvo Messi en las divisiones inferiores de Newells, pero no su ‘descubridor’; ese título le corresponde a Salvador Aparicio, también fallecido, quien fuera el primero en ser deslumbrado por la estrella del FC Barcelona en una cancha de ‘baby fútbol’ del club Grandoli, también de Rosario, cuando la ‘Pulga’ tenía 4 años.

Pero Vecchio pudo disfrutarlo algunos años con la camiseta rojiblanca de la ‘Lepra’, el mote del popular club del Parque Independencia. Hace algunos años, en una entrevista con la prensa rosarina, Vecchio recordó su primer encuentro con Messi: “Mis ojos no podían creer lo que estaban viendo. Un niño tan pequeño, con esa calidad y que era capaz de hacer lo que hacía con la pelota”, rememoró. “Recuerdo que tomó la pelota en su propio campo, eludió a todos los rivales, esquivó al arquero y al momento de convertir paró, porque el arquero se había lastimado. Le pidió al árbitro que lo atendiera”, señaló.

Veccho conoció a Messi cuando la estrella de la selección argentina tenía 7 años y se sumó a la cantera del club. Como no podía ser de otra manera, su llegada revolucionó el mundillo del fútbol rosarino. El equipo fue bautizado como ‘La Máquina del 87’, en alusión al año de nacimiento de sus integrantes y en recuerdo de ‘La Máquina’, aquel recordado equipo de River Plate que dictó cátedra de buen fútbol en los años cuarenta con Ángel Labruna como estandarte.

Messi y los demás ‘pibes’ de su categoría se acostumbraron a ganar y a salir campeones. De hecho se coronaron en 2002 y 2003. Pero al poco tiempo los problemas de crecimiento de aquel niño menudito obligaron a su padre, Jorge Messi, a buscar nuevos rumbos. Newells no podía hacerse cargo de pagar las inyecciones con hormonas de crecimiento que costaban $ 1.300 al mes. Messi era el mejor de todos, pero medía apenas 1,27 metros.

Su padre lo llevó a probar suerte a Buenos Aires. River Plate quiso retenerlo, pero tampoco se hizo cargo del tratamiento. Así comenzó una historia más que conocida con la llegada del astro al Barcelona con 13 años y un presente de gloria.

Vecchio siguió ligado al club, en el que trabajó durante 28 años, con un sueldo que complementaba sus ingresos mensuales. Su verdadera profesión era mecánico de autos.

Pero Messi nunca se olvidó de él. De hecho, en sus últimos años, Vecchio entrenaba a los niños de Leones Fútbol Club, de la Fundación Messi.

Dos días antes de morir, Vecchio había dirigido a 2 de las categorías infantiles del Leones FC. En su corazón siempre tuvo un rincón dedicado a la ‘Pulga’. De carácter llano y actitud paternal cuando saltaban en Argentina las críticas a Messi. “Este chico ya está saturado de las críticas, que se le maltrate tanto. Está en su derecho de renunciar”, dijo a la AFP Vecchio el año pasado cuando Messi anunció su renuncia a la Albiceleste tras perder la segunda final de la Copa América frente a Chile, en Estados Unidos. La ‘Pulga’ volvió a jugar con la selección meses después. (I)