Viernes, 02 Diciembre 2016 00:00 Fútbol Internacional

El escándalo de pederastia crece en el fútbol inglés

Barry Bennell, un exentrenador de las categorías inferiores del Manchester City, el Crewe Alexandra y el Stoke City, es uno de los acusados.
Barry Bennell, un exentrenador de las categorías inferiores del Manchester City, el Crewe Alexandra y el Stoke City, es uno de los acusados. Foto: AFP

El Chelsea, Manchester City y Stoke City estarían involucrados.

AFP

Desde que el presidente de la Federación lo describió como la peor crisis del fútbol inglés, el escándalo de los abusos sexuales a jóvenes jugadores no ha parado de crecer y amenaza ya a los grandes clubes. La Policía anunció ayer que unas 350 personas denunciaron abusos sexuales en clubes de fútbol británicos cuando eran niños, después del testimonio de un antiguo profesional que ha destapado el problema.

“Trabajamos estrechamente con la Asociación de Fútbol (FA) en respuesta a este número significativo y creciente de víctimas, en todos los niveles del fútbol”, dijo el jefe de Policía Simon Baley.

Una línea de teléfono creada para quienes sufrieron abusos en su niñez por parte de entrenadores, ojeadores y otro personal de clubes, recibió 50 consultas en sus dos primeras horas y 860 en su primera semana, anunció la Sociedad para la Prevención de la Crueldad con los Menores (NSPCC, por sus siglas en inglés), que la gestiona.

Se trata de una cifra tres veces superior a las llamadas recibidas en el mayor escándalo de pederastia que recuerda el país, el de Jimmy Savile, el presentador de la BBC ya fallecido que abusó de cientos de chicos en todos los lugares imaginables, incluyendo en actos caritativos en hospitales.

Un antiguo profesional llamado Andy Woodward, que jugó en el Sheffield United, abrió el camino al explicar los abusos que sufrió de Barry Bennell, un exentrenador de las categorías inferiores del Manchester City, el Crewe Alexandra y el Stoke City. “Vimos el caso de Jimmy Savile y el coraje de la gente (al denunciarlo). Es mucho más duro denunciarlo en el mundo del fútbol. Es ahora, a los 43 años, que siento que puedo vivir sin ese secreto y esa carga enorme, horrible. Quiero sacarlo de mí y dar la oportunidad a otros de hacerlo”, dijo Woodward a The Guardian.

Su deseo se cumplió y más de 20 antiguos pupilos de Bennell acudieron a la Policía. El martes, las primeras pesquisas dieron frutos y el exentrenador fue formalmente inculpado de violación de un menor de 14 años. Este antiguo adiestrador de 62 años ya ha cumplido tres penas de cárcel por abusos sexuales a menores y ahora vuelve a estar en manos de las autoridades.  

El último en saltar a la palestra, ayer, fue David Eatock, de 40 años, exjugador del Newcastle, que señaló a George Ormond, un respetado entrenador de categorías inferiores que acabó condenado a 6 años de cárcel por delitos de este tipo. Para Eatock, estamos ante la punta del iceberg: “Hay muchos más que no han llamado a la línea telefónica para víctimas”.

Tres clubes de la Premier League se han visto nombrados en el escándalo, el Chelsea, el Manchester City y el Stoke City. También otros históricos, como el Crewe Alexandra, el Newcastle, el Leeds United, el Blackpool, el Peterborough United y el Cambridge United.

El Chelsea anunció el miércoles pasado que contrató a un bufete de abogados para que investigue si uno de sus empleados en los años 70, hoy fallecido, abusó sexualmente de jugadores jóvenes, después de que la prensa revelara que alcanzó un acuerdo económico sustancial para que no llegaran a juicio las acusaciones contra un antiguo ojeador del club, ya fallecido, Eddie Heath, que trabajó en el club londinense de 1968 a 1979. Ayer el diario The Times afirmó que un antiguo jugador de categorías inferiores reclama una indemnización millonaria al Manchester City alegando que los abusos destruyeron su carrera. (I)  

ENLACE CORTO