Jueves, 06 Octubre 2016 08:59 Fútbol Internacional

Cuba y EEUU se miden en un amistoso tan "diplomático" como desigual

Cuba y EEUU se miden en un amistoso tan "diplomático" como desigual
Agencia AFP

Primero el béisbol, luego la diplomacia y ahora el fútbol. Después de siete décadas, Cuba y Estados Unidos volverán a jugar este viernes un amistoso en La Habana que, sin embargo, podría terminar en humillación para los isleños.

El mundo ya se acostumbró a que los acercamientos entre los exrivales de la Guerra Fría lleven el membrete de "histórico".

No en vano debió pasar medio siglo para que los dos países - separados por unos 200 km desde sus costas - restablecieran las relaciones diplomáticas, y barcos y aviones comerciales de Estados Unidos regresaran a territorio cubano este año.

El 22 de marzo Barack Obama y Raúl Castro asistieron en La Habana a un juego de exhibición de béisbol, que coronó la primera visita de un mandatario estadounidense a la isla en 88 años. 

Esta vez el fútbol se sumará a la nueva era Cuba-Estados Unidos. 

Las selecciones de fútbol chocarán en un amistoso, el primero desde el lejano 1947, cuando sus países no habían roto relaciones y Fidel Castro todavía no llegaba al poder. Entonces, Cuba se impuso por 5-2. 

Este viernes el conjunto del exmundialista Jurgen Klinsmann, que se prepara para el hexagonal final de la Concacaf rumbo a Rusia-2018, visitará a la selección cubana que entrena el debutante Raúl Mederos, ya fuera de las eliminatorias y de la Copa de Oro del próximo año. 

El compromiso se disputará a partir de las 16H00 locales en el estadio Pedro Marrero. Luego, Estados Unidos enfrentará a Nueva Zelanda el 11 de octubre.

"Estos dos partidos son muy importantes porque es la última vez que podremos ver a los jugadores antes de tomar la decisión sobre los 23 que nos representarán en los choques ante México y Costa Rica", sostuvo Klinsmann antes de viajar a Cuba.

- "Nos aplastan" -

En estas últimas décadas, el fútbol creció a la sombra del béisbol en los dos países. 

Pero mientras en Estados Unidos se valorizó con una liga cada vez más competitiva, Cuba tiene poco o nada que mostrar sobre la cancha, aunque el balompié atraiga cada vez más a niños y adolescentes cubanos.

Hoy, en la isla se puede aprender a jugar en el sistema público de instrucción deportiva y hay grupos organizados de hinchas del Real Madrid y el Barcelona, aun cuando el fútbol, como las otras disciplinas, no se dispute de forma profesional.

El entusiasmo que estimula el gran mercadeo del fútbol riñe con el desempeño sobre la cancha. 

"Tenemos que ser realistas. La selección de Estados Unidos está pasando por un momento envidiable. Pensamos que un buen resultado será un empate o no perder por goleada", señaló el técnico Raúl Mederos, quien debuta en el banquillo cubano. 

En la clasificación mundial de la FIFA Estados Unidos, que hasta 1995 pasó 21 años sin fútbol de primera categoría, ocupa el puesto 22, mientras Cuba está en la casilla 139.

"Hemos perdido muchísimos jugadores, algunos que desertan, otros que juegan en las categorías menores y luego deciden no jugar más o irse a trabajar", explicó Daniel Sáez, de 22 años y capitán del seleccionado cubano, a Radio Habana.

El historial de encuentros entre Estados Unidos y Cuba arroja saldo negativo para los isleños.

De los seis duelos que han sostenido en la Copa de Oro, los estadounidenses se han impuesto en todos, el último por goleada 6-0. En eliminatorias mundialistas se han enfrentado cuatro veces, con un empate y tres victorias para los del norte.

En 2015, en un compromiso de gran despliegue mediático, el club Cosmos de Nueva York se impuso 4-1 sobre la selección cubana con el español Raúl González en la cancha. El "rey" Pelé estaba entre los invitados.

"Estados Unidos es un rival muy difícil. Para mí México es el mejor equipo del área, pero nosotros le jugamos mejor a México que a Estados Unidos. No sé cuál es el secreto de juego que ellos tienen que casi siempre nos aplastan", comentó Sáez.

El italiano Lorenzo Mambrini, quien entrena al equipo de la provincia de Santiago de Cuba, cree que este juego trasciende lo deportivo.

"Estados Unidos viene a divertirse, respirar un aire de tranquilidad en las nuevas relaciones, y no en busca de un resultado. Viene a ver cómo está el fútbol cubano y mantener las relaciones a través del deporte", dijo el técnico de 38 años a la AFP. (D)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Promo Facebook

Twitter