Antonis Nikopolidis, el DT de los refugiados

- 23 de Diciembre de 2016 - 00:00
Nikopolidis realizó toda su carrera profesional en Grecia; en los tres clubes donde atajó fue líder y fue designado por los técnicos como capitán.
Foto: tomada de www.Goal.com

El exarquero de la selección de Grecia pasó de ser campeón de Europa a dirigir un equipo de asilados. Antes de aceptar la propuesta, trabajaba en el Olympiacos FC.

Antonis Nikopolidis, guardameta de la selección helena, campeona de Europa en 2004, es ahora el director técnico del Hope Refugees FC, el equipo que aporta esperanza a un grupo de refugiados que, en la capital de Grecia, esperan por un destino que los acoja.

Tres veces a la semana, 24 jóvenes refugiados salen de los centros de acogida de la región capitalina griega, donde viven a la espera de ser reubicados en otro país europeo, para practicar con el club de la ‘Esperanza’.

Y al frente de este equipo está toda una leyenda, no solo del fútbol griego, sino de Europa: Antonis Nikopolidis, el guardameta de aquella selección griega que, basada en su juego ultradefensivo, dio una de las mayores sorpresas de la historia del balompié mundial, al conquistar la Eurocopa, tras vencer en Lisboa a la selección portuguesa de Cristiano Ronaldo.

“Cuando me dieron esta tarea la acepté de inmediato, sin pensarlo, porque me hace sentir alegría que se cree un equipo compuesto por gente que sufre, por refugiados, que han sido desarraigados”.

El veterano exarquero añade que una de las razones para aceptar la propuesta es que sus antepasados fueron refugiados, griegos del Ponto (la costa turca del mar Negro), que llegaron a Grecia en los años 20 del siglo pasado.

Nikopolidis reconoce que las horas del entrenamiento y los partidos de los fines de semana con el Hope Refugees son los mejores momentos de la vida para los jóvenes, en un campamento que no eligieron. “Aquí pasan el día sin hacer mayores cosas. Lo único que hacen es esperar alguna noticia sobre su demanda de reubicación, pero muchas veces esa espera es interminable”.

La guerra frustró muchos sueños

Joseba Jatsebo, de 23 años, es uno de los 24 jóvenes de nacionalidades siria, iraquí, afgana e iraní, quienes dejan los campamentos de Eleonas, en el centro de Atenas, de Ellinikó, Skaramagás y Sjistó, en la capital, para compartir en el estadio unas horas de vida normal por semana.

Al contrario de la mayoría de sus compañeros que no tienen experiencia como futbolistas, Jatsebo era jugador en un equipo local de segunda división, en su ciudad natal siria de Idlib. “Desgraciadamente a causa de la guerra, mi sueño no continuó”.

Llegó a Grecia hace 12 meses, como miles de refugiados, cruzando el mar en balsa. Ahora vive en el campamento ubicado en Skaramagás, donde espera a ser reubicado. No tiene preferencias  sobre su destino, solo quiere tener un buen futuro y seguridad.

“Si tengo un buen futuro aquí, me quedaré. Si no, buscaré otro país, no lo sé (...), algún día será”. Su reunión con el DT del ‘Esperanza de Refugiados’, Andreas Sabanis, ocurrió en el campo de Skaramagás.

“El entrenador me vio jugar y me propuso participar en el equipo. Me dijo que quizás es una ocasión para mí”, dice Joseba, quien se confiesa seguidor del Real Madrid. “Es el mejor equipo del mundo”.

Sabanis, un DT de academias de fútbol, empezó la pasada primavera a preparar a niños y jóvenes del campamento de Skaramagás, en el marco de un proyecto gestionado y financiado por la organización no gubernamental Organosi Yi (Organización Tierra).

“Hacia el 15 de noviembre pasado pensaron (los de Organosi Yi) hacer una selección (de las academias) y empezamos los entrenamientos con 40 a 45 futbolistas de los que se seleccionaron a 24”.

Luego, el Esperanza fue invitado a participar en un campeonato de equipos de trabajadores de empresas privadas de Atenas y del Pireo, en su mayoría del sector de servicios.

Unos días antes de comenzar el campeonato, el Hope Refugees disputó un amistoso con el equipo de abogados Ley, al que venció nada menos que por 4-1. Tras el partido, los juristas se acercaron a los jóvenes jugadores y se ofrecieron a ayudarles si tienen algún problema con sus demandas de asilo. En sus primeros dos partidos de este campeonato, el equipo de Nikopolidis se ha apuntado una victoria y una derrota, pero ha dejado un buen mensaje de superación ante el público.

“El objetivo es, ante todo, que estén felices, por eso todos participan. No nos metemos en cálculos de cómo ganar. Y si algunos son buenos, les ayudamos a hacer algo mejor”.

La creación del equipo forma parte de un proyecto de la Fundación para la Infancia de la UEFA, cuyo objetivo principal es facilitar la integración de los refugiados menores de edad en las comunidades de acogida a lo largo de Europa a través del fútbol. (I)

Datos

Nikopolidis es una leyenda, gracias a su actuación en la Eurocopa de Naciones de 2004. En el encuentro final, ante el equipo anfitrión (Portugal) ganaron 1-0.

Actuó en tres clubes de su país desde su debut en 1987 con el Anagennisi Artas. En 1989 fichó por el Panathinaikos FC, equipo con el que jugó 14 años. Su retiro fue en 2011 con Olympiacos FC.

Su mayor logro deportivo fue el título de la Eurocopa obtenido en 2004. A nivel de clubes ganó 10 Súper Ligas y 9 Súper Copas de Grecia. A pesar del éxito con la selección de su país, nunca clasificó a un campeonato mundial absoluto. Fue reconocido por ser un líder dentro de la cancha y por sus excelentes reflejos para detener los disparos.

Luego de su retiro fue contratado por el Olympiacos FC para trabajar en las divisiones formativas del club. Pero ante la propuesta de dirigir un equipo de refugiados no dudó en aceptar. Su anhelo, a futuro, es dirigir en primera división en su país. El exarquero, nacido en Arta (Grecia), cumplió 45 años el pasado 14 de octubre.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: