Miércoles, 25 Enero 2017 00:00 Otros deportes

Un aficionado al rugby y béisbol dirigirá la Fórmula 1

Chase Carey, el nuevo jefe de la Fórmula 1, deberá gestionar el negocio con el mismo éxito que sus anteriores aventuras.
Chase Carey, el nuevo jefe de la Fórmula 1, deberá gestionar el negocio con el mismo éxito que sus anteriores aventuras. Foto: AFP
AFP

El histórico mandamás de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, fue reemplazado ayer por Chase Carey como director general de Formula One Group, la entidad que pasó a gerenciar la categoría reina del automovilismo deportivo, anunció Liberty Media. El grupo estadounidense señaló que completó su adquisición de la F1, anunciada en septiembre pasado, y confirmó que el británico Bernie Ecclestone seguirá como “presidente de honor” pero sin poder de decisión.  

Ecclestone, de 86 años, ya había anunciado a inicios de semana su cese de funciones a la revista alemana Auto Motor und Sport. “Me han despedido. Se ha acabado.

Eso es todo. Es oficial. Ya no dirijo la empresa. Chase Carey ocupa mi puesto”, señaló. Dijo que su nuevo cargo es de “presidente honorario” pero que tiene “este título sin saber qué significa”.

En el comunicado en el que confirmó que completó la adquisición de la Fórmula 1, en una transacción valuada en ocho mil millones de dólares, el presidente de Liberty Media, Greg Maffei, confirmó que Ecclestone abandonaba su cargo de director ejecutivo. “Estamos felices de haber completado la compra de la F1 y que Chase dirigirá el negocio como CEO”, señaló Maffei.

“Es una oportunidad enorme para que crezca este deporte, tenemos plena confianza en Chase, con su habilidad y experiencia es la persona correcta para lograrlo”, agregó el presidente de Liberty, que rindió tributo al “tremendo éxito” de Ecclestone en el crecimiento de la Fórmula 1.   

Carey, vicepresidente del conglomerado de medios 21st Century Fox, se dijo esperanzado en dirigir un deporte que tiene un “gran potencial con múltiples oportunidades”.

“Me ha gustado escuchar las ideas y deseos de los simpatizantes, equipos, la FIA, promotores y auspiciantes” para la F1, dijo Carey.  

“Trabajaremos en todo esto para fortalecer (la Fórmula 1) y agregaremos nuevas dimensiones a este deporte”, destacó.

Carey también resaltó el trabajo realizado por Ecclestone. La Fórmula 1 “es lo que es hoy en día por él”, afirmó.  

El director ejecutivo de McLaren, Zak Brown, fue uno de los primeros en elogiar a Ecclestone. “Hoy deberíamos rendir tributo a un destacado emprendedor”, dijo Brown en la cuenta de Twitter de McLaren.

“Realmente, no puedo pensar en otra persona que haya tenido tanta influencia como él en la construcción de un deporte global”, agregó Brown sobre Ecclestone en el sitio pitpass.com

En los últimos 30 años, Ecclestone convirtió a la F1 en una de las disciplinas deportivas más rentables del mundo. En la temporada de 2017, la Fórmula 1 contará con veinte Grandes Premios. El primero será el 26 de marzo en Melbourne (Australia) y el último el 26 de noviembre en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos).

¿Quién es Carey?

Este neoyorquino de 62 años no ha tenido relación con la Fórmula 1 a lo largo de su carrera, pero sí con los grupos de comunicación y el deporte. Aseguran que a Carey le gusta el mundo del motor, pero que sus verdaderas pasiones deportivas son el rugby, que practicó en Harvard, y el béisbol. Los Yankees es el equipo de su corazón, tanto es así que el Wall Street Journal aseguró que Carey pidió que llevasen a su despacho asientos del estadio de los Yankees cuando lo demolieron.

Tras estudiar en la Colgate University y la Harvard Business School, Carey se pasó al negocio del audiovisual. En 1988 empezó a trabajar en Fox, que es parte de News Corporation, donde llegó a ser director general de Operaciones de la Fox, Inc., y director general de Fox Broadcasting.        

Su relación con News Corporation es la responsable de su estrecha amistad con Rupert Murdoch, fundador de la compañía y uno de los hombres más poderosos del mundo. Entre los éxitos del brazo derecho de Murdoch, además de desarrollar la cadena Fox Sports, está quedarse con los derechos del fútbol americano en 1993, adelantándose a la CBS.  

Casey se desligó de News Corp en 2003, cuando fue nombrado director ejecutivo de Direct TV, una televisión por cable que dirigió durante seis años -multiplicando sus suscriptores a puertas- y que se desligó de la empresa de Murdoch en 2006. Tres años después volvería al redil del magnate, cuando fue nombrado presidente y director de Operaciones de News Corp.

Pero sin duda alguna, el elemento más llamativo de Casey es su bigote, digno de otra época o de un hipster. Según The New York Times no lo lleva por motivos estéticos, sino para tapar una cicatriz que se hizo tras un accidente de coche en el que salió despedido por el parabrisas.

Ahora, el nuevo jefe de la Fórmula 1, deberá gestionar el negocio con el mismo éxito que sus anteriores aventuras. “La Fórmula 1 tiene un enorme potencial con múltiples oportunidades sin explotar. Me ha gustado escuchar a los seguidores, a los equipos, a la FIA, a los promotores y a los patrocinadores sobre sus ideas y esperanzas para el deporte”, indicó Casey, que deberá borrar el recuerdo de Bernie.

Aunque, en su despedida, no se olvidó del antiguo jefe asegurando que “El deporte es lo que es hoy debido a él y al talentoso equipo de ejecutivos que ha dirigido, y siempre será parte de la familia de la Fórmula 1. Su nombramiento como presidente de honor será una tremenda contribución al deporte y estoy agradecido por su perspicacia y orientación continuas mientras construimos una Fórmula 1 exitosa a largo plazo para el disfrute de todos”. (I)  

ENLACE CORTO

Banner

Especial

Especial de Fin de Año

En redes