Entrevista / richard antonio carapaz / ciclista del team movistar

"Sueño con ganar el Giro de Italia"

- 31 de Enero de 2017 - 00:00
Foto: cortesía Team Movistar

El ecuatoriano se adapta a la disciplina de su nuevo equipo en España. Su debut oficial podría ser en la Vuelta al Algarbe.

Richard Carapaz, nacido en Carchi hace 23 años, es un ciclista guerrero. Hijo de un campesino acostumbrado a luchar contra todas las adversidades inimaginables a brazo partido, aplicó el carácter batallador a las carreras ciclísticas. Como los comanches que no necesitaban silla de montar para enfrentarse a la caballería, Carapaz es puro instinto sobre la bicicleta. Talento genético. Salvaje cuando la carrera asciende hacia el cielo, comenzó en el equipo amateur Panavial-Coraje Carchense en 2011 para pasar al RPM Team y adjudicarse la Vuelta a Guatemala y campeonato Panamericano en Ruta para menores de 23 años.

Pero sus piernas le pedían más. Se enroló en el equipo colombiano Strongman-Campagnolo para competir en Vuelta a Colombia Sub-23 y convertirse en el primer extranjero en ganar la prestigiosa prueba. Tanto brillo llamó la atención de los cazatalentos del ciclismo europeo que pusieron sus ojos en aquel joven enjuto que silenciaba a sus rivales.

Un día sonó su celular. Richard lo descolgó y escuchó una voz conocida. Era Eusebio Unzúe, mánager general del mejor equipo del mundo, el Movistar Team de Nairo Quintana y Alejandro Valverde. Ahora que está en la escuadra española ya puede enseñar los colmillos. En su primera temporada como profesional en Europa, Carapaz asegura a diario EL TELÉGRAFO, en una entrevista en Madrid, que arde en deseos por demostrar que el ciclismo de Ecuador florece. Y por ello, quiere ser el primero en ganar el Giro de Italia.  

¿Cómo lleva su adaptación al ciclismo profesional en Europa?  

Bastante bien, la verdad. El pasado año estuve enrolado en el equipo Lizarte, que es la escuadra sub-23 del Movistar, lo que me permitió disputar algunas pruebas con profesionales, sobre todo las de final de temporada. Al principio se hace duro competir con gente del nivel de Fabio Aru y otros, pero me decían que fuera a mi ritmo, sin preocuparme, poco a poco. A los directores les sorprendió mi rápida adaptación a las velocidades y exigencias de los más grandes. Y aquí estoy, dentro del mejor equipo ciclista del mundo, dispuesto a demostrar que sirvo para esto.

¿Impresiona compartir entrenamientos con estrellas como Nairo Quintana y Alejandro Valverde?

Impresionar no, pero sí intento asimilar todos los consejos que me dan para mejorar en mis prestaciones. Especialmente Valverde, que para mí es un ejemplo, tanto por su trayectoria como por su regularidad. Es un ciclista competitivo que sale a ganar todas las carreras en las que participa, desde febrero hasta octubre, y siempre termina en cabeza.  

¿Qué retos se ha marcado en la temporada de su debut con Movistar Team?

En principio, iba a comenzar en la Challenge de Mallorca, pero he tenido que retrasarlo, posiblemente hasta la Vuelta al Algarbe, por culpa de un pequeño accidente que sufrí días antes de venir a Europa cuando entrenaba cerca de donde vivo, en Ecuador, en el municipio de Julio Andrade. Un conductor imprudente me tiró al pasto y me fracturé el pulgar de la mano derecha. Tuve suerte. Pero estoy muy motivado y con ganas de demostrar mi calidad en los grandes puertos de montaña.

Ecuador es un paraíso para el cicloturismo, con mucha montaña y grandes zonas idóneas para entrenar en altitud. ¿Qué le falta para nutrirse de más ciclistas profesionales como ya hace Colombia?

Le falta mucho, la verdad. Primero, más apoyo y no priorizar tanto las escuelas de fútbol, que se llevan todo. Hay que comprender que en Ecuador se practican muchas otras disciplinas deportivas, además del fútbol. Está el ciclismo, pero también el patinaje, en el que un vecino mío, ‘Jota’ Bolaños, es campeón del mundo y no goza de excesivas oportunidades. Si cambiara esta filosofía habría éxitos en muchos otros deportes. Aún nos falta mucho para parecernos a Colombia.   

¿Con quién entrena en Ecuador?

Suelo salir con un equipo aficionado del Carchi, pero en noviembre terminaba su temporada y yo empezaba la preparación de esta. Así que he entrenado solo y algunos días con uno o dos compañeros, como Jefferson Cepeda, que acaba de integrarse en una escuadra boliviana que este año competirá en la categoría continental.  

Además de usted y de Cepeda, ¿hay algún joven que despunte para correr en profesionales?

Bueno, hay uno con buenas aptitudes para este deporte. Es  Jonathan Caicedo, que igual viene este mismo año a correr unas clásicas en Italia; Jonathan Narváez, que está enrolado en una escuadra de EE.UU. Pero somos pocos. Necesitamos más apoyo porque los que estamos saliendo lo hacemos por nuestros propios medios.   

¿Cuál es su sueño en esta dura profesión?

Todos dicen que debería ser ganar el Tour de Francia, pero mi sueño inmediato es hacer pódium en el Giro de Italia.

¿Por qué el Giro?

Por sus montañas, por su dureza y por su altitud, que son muy parecidas a mi lugar de nacimiento. Me encanta el Giro. A medio plazo, ganarlo es mi meta principal.  

¿Tiene algún ídolo especial?

Yo siempre admiré a un amigo mío, Juan Carlos Rosero, ya fallecido. Corrió algunas competencias en Europa, pero no tuvo el apoyo suficiente para triunfar. Y además es ecuatoriano. Conviví con él hasta 2012 y siempre me dio buenos consejos para mejorar en mi formación. Fue el pilar que ha permitido que hoy yo esté aquí.

¿Y quién es hoy el rival a batir? Compartiendo equipo con Nairo Quintana, la respuesta parece obligada.

Jeje. Nairo es un fuera de serie y a Valverde le admiro muchísimo, con la edad que tiene y su forma  ganadora de encarar todas las pruebas en las que participa. También por su forma de ser. Alejandro me ayuda mucho y creo que voy a aprender mucho junto a él. (I)