Domingo, 08 Enero 2017 00:00 Otros deportes

Salvado de la droga por el surf

Salvado de la droga por el surf
Foto: AFP

El brasileño Marcelo Luna empezó a fumar y beber a los 9 años, pero a los 16 un amigo lo subió en una tabla. Desde entonces este deporte forma parte de su vida.

Agencia AFP

Nazaré, Portugal.-

El surf le salvó la vida cuando era un adolescente toxicómano en una localidad cercana a Sao Paulo. Ahora, el surfista brasileño Marcelo Luna ‘cruzó’ el Atlántico ya superando la treintena para afrontar otro reto de envergadura: domar las gigantes olas de Nazaré, en Portugal.

“Cuando vi imágenes de estas olas por primera vez descubrí mi razón de ser, como si acabara de encontrar al amor de mi vida”, relata este brasileño, 3 años después de ese particular ‘flechazo’.

Convencido que su destino estaba unido a esa ciudad portuguesa de pescadores y uno de los centros turísticos del centro del país europeo, se hizo tatuar en el antebrazo la imagen de una ola gigante que se estrella a los pies del emblemático faro de la Praia do Norte de Nazaré.

“Elegí iniciar mi carrera en Nazaré porque un surfista capaz de enfrentarse al mar aquí puede hacerlo en cualquier lugar del mundo”, explica este hombre de 32 años, que a la espera de encontrar un gran patrocinador vendió su empresa inmobiliaria y su coche para financiar su gran pasión.    

Marcelo Luna creció en un barrio obrero vecino a una favela de Sao Bernardo do Campo, ciudad situada al sur de Sao Paulo, a medio camino entre la gran ciudad y la costa.

Su padre, alcohólico y violento, abandonó a su familia y desde entonces tuvieron importantes necesidades. “A veces comíamos, a veces no. En ocasiones si almorzábamos no merendábamos”, recuerda.  

Droga a los 11 años

“Me costó llevarlo todo, así que me rebelé y comencé a beber y fumar a la edad de 9 años. Después, a los 11, comenzó la droga”, rememora Luna.  

Su descenso a los infiernos terminó a los 16 años, cuando un amigo lo llevó a una playa y lo subió a una tabla de surf, pese a que no sabía nadar.

“Pensé que iba a morir, pero ese día decidí que el surf formaría parte de mi vida. Gracias a este deporte me liberé de la droga; es el surf lo que ha cambiado mi manera de ver las cosas y de interactuar con los demás”.

‘Marcelinho’ ha encontrado su lugar ahora en la comunidad de surfistas de Nazaré, que se reúne en este punto por esta época del año.

Sueña como todos ellos con batir el récord mundial de la mayor ola nunca surfeada, una de 78 pies (23,77 metros) como la cabalgada por el estadounidense Garrett

McNamara en noviembre de 2011. Marcelo Luna quiere convertirse “en un surfista de renombre para influir en la vida de la gente de manera positiva”. (I)

Luna mientras imparte sus charlas en las escuelas de Nazaré.

En medio, se alista para salir a surfear.

Abajo, con la tabla que lo acompaña en sus aventuras extremas.

-------------------------

A modo de prevención

Marcelo Luna lleva su testimonio de vida a las escuelas

Marcado por su infancia difícil, Marcelo Luna organizó un proyecto de prevención contra la droga y la delincuencia entre niños y adolescentes, a los que cuenta su historia personal, que considera un ejemplo de “tenacidad ante la adversidad”.

Ante 3 clases de un colegio de Nazaré, enumera los diferentes oficios que ha ejercido para “recuperar el tiempo perdido” y dedicarse por entero al surf, que obliga a un entrenamiento riguroso y a un material costoso.

“Es muy importante para estos jóvenes escuchar la historia de vida de Marcelo. Su testimonio los ayuda a tener claro que la mejor manera de vivir sano es a través del deporte”, destacó la profesora de matemáticas, Nelia Mendes. “Encontrarse con alguien que nunca renunció a sus sueños pese a las dificultades abre nuevos horizontes para ellos. Nos gusta tenerlo acá compartiendo con nosotros su historia”, continuó la maestra Mendes.

Impactados por su historia, varios habitantes de Nazaré colaboran y apoyan a Marcelo.

El propio alcalde de la localidad, Walter Chicharro, destaca la importancia de Marcelo para sus vecinos por “su valor para enfrentarse a enormes olas, pero también por utilizar su historia para aportar algo a la comunidad que le acoge”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Especial

Especial de Fin de Año

En redes