Viernes, 23 Septiembre 2016 00:00 Otros deportes

Quintero 'atacará' la cima del K2 por tercera vez

Santiago Quintero en el campo base, antes de iniciar la expedición hacia la cima del K2 en julio pasado.
Santiago Quintero en el campo base, antes de iniciar la expedición hacia la cima del K2 en julio pasado. Foto: cortesía

Una avalancha truncó el sueño del ecuatoriano de coronar la segunda montaña más alta del mundo.

Redacción Fanático

El montañista ecuatoriano Santiago Quintero persistirá en su sueño de coronar la cumbre del K2, la segunda montaña más alta del planeta (8.611 metros sobre el nivel del mar). El deportista ya lo intentó en 2 ocasiones, pero en ambas y por diversas complicaciones no pudo llegar a la cima.

La segunda decepción fue muy complicada de superar, pues todo estaba encaminado para que en julio pasado lo consiguiera. Su meta era alcanzar el punto más alto del K2 sin oxígeno, algo que solo 10 escaladores, de los 100 que lo intentaron junto a él, pretendían hacer.

Por ahora no hay una fecha establecida para atacar a la elevación por tercera vez, pero Quintero estimó que lo hará en 2018. El próximo año se entrenará para llegar al más alto rendimiento, con el que abordó este año la montaña, para llegar en las mejores condiciones al pico ubicado entre China y Pakistán.

En julio, cuando todo parecía indicar que lo conseguiría, lo impensable sucedió: una avalancha truncó los planes de él y su equipo para llegar a la cumbre, pero al momento del desastre estaban en un lugar distinto por lo que junto a todos los escaladores salvaron sus vidas.

“Estoy seguro de que fuimos protegidos. No se sabe en qué momento puede venir una avalancha, así que fue una lotería. Un 8.000 y una cumbre no vale ni perder una uña, peor la vida. Vamos para escalar, vivir y bajar para contarlo; si no, no tiene sentido”, comentó el montañista en entrevista con EL TELÉGRAFO.

La avalancha se produjo a 8.250 metros, provocada por el desprendimiento de un gran bloque de hielo. Descendió a unos 187 kilómetros por hora y tenía una extensión de 500 metros de ancho por 1 kilómetro de largo. Se demoró 16 segundos en llegar hasta el campamento base avanzado y arrasó todo lo que encontró a su paso.

En el campamento 3 estaban instalados todos los montañistas, pero todo el grupo se encontraba en otro lugar al momento del desastre. Sin embargo, Quintero calcula que se perdieron unos $ 250.000 en equipos de montañismo, entre carpas, bolsas de dormir, linternas, cocinetas y diversos implementos.

“No quedó ni un calcetín. Todo quedó devastado; solo puedo decir que estoy contento por estar vivo y agradecido con Dios y la vida por habernos protegido”.

Con tristeza tuvo que regresar al campo base, donde se encontró nuevamente con su esposa Claudia Echeverri, que lo acompañó en esta expedición.

Es el segundo año consecutivo en el que se presenta una avalancha en el K2. Según Quintero, la influencia del calentamiento global ha sido notoria en las elevaciones de más de 8.000 msnm y por esa razón se descongela la nieve. Aquello incrementa el riesgo para ascender a esas elevaciones, que de por sí representan un reto para los montañistas más experimentados.

Por esa razón, el año pasado y este, ningún escalador ha podido llegar a la cima del K2. Además, la ventana de buen clima es corta, por lo que todos tratan de subir prácticamente a la vez y aquello complica aún más la travesía hacia la cima.

Eso lo explicó Quintero y lo que vivió junto a los otros 100 montañistas de diversas partes del mundo: “Si todo salía bien, hay un sector que es un cuello de botella, en el que cada escalador se demora 30 minutos en pasar. Es un lugar muy estrecho para tanta gente, porque no se puede rebasar y es preocupante, porque puede ocurrir una tragedia”.

Quintero también criticó el hecho de que el K2 se está volviendo una montaña comercial, tal como lo es el Everest en la actualidad. “No puede convertirse en una montaña que todo el mundo quiera intentar. No es para eso. Para el K2 se necesita haber escalado al menos 3 montañas de más de 8.000 msnm, para tener la experiencia suficiente”.

El quiteño, luego de superar y asimilar con mucho trabajo y reflexión lo que sucedió, se planteará su preparación para el próximo año. Para él, 2018 podría ser un año perfecto para intentarlo de nuevo, pues en 2017 planea graduarse como guía de montaña en la Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña.

Quintero siente que su segundo intento fallido no representa un fracaso en su carrera. Para él, no intentarlo nuevamente sí sería un fracaso y por eso no duda que volverá para en la tercera vez coronar la cima del K2. (I)

Datos

En 2009, en su primer intento, se quedó a 240 metros de la cima, pero por la cantidad de nieve que había no pudo coronar la elevación.

Quintero y su equipo realizaron una adaptación a la altura durante 5 semanas en el campo base del K2. Subieron a distintas alturas para acoplarse a las condiciones climáticas.

Desde que comenzó en el montañismo, llegar a la cima del K2 es uno de los retos que tiene el ecuatoriano. Por esa razón lo intentó por segunda vez e irá por una tercera.
Por ahora ha coronado 7 de las 14 elevaciones de más de 8.000 metros sobre el nivel del mar que hay en el mundo; el K2 es una de las más difíciles.

ENLACE CORTO

Banner

Especial

38 heroes olímpicos